No sé a quién se le ocurrió que fuera un momento que una buena mente como la de Enrique Castillo Sánchez Mejorada deje la presidencia de la Asociación