Una falla geológica en 12 hectáreas pone en riesgo a más de 100 familias ubicadas en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, debido a los constantes desgajamientos de tierra provocados