Los casos de enfermedades de transmisión sexual en Estados Unidos siguen aumentando, con los de clamidia batiendo un récord en 2008, informaron el lunes las autoridades de salud.