Una fuerte lluvia ha paralizado Japón, puesto que cerca de 180 mil personas han quedado varadas literalmente cuando el metro y ferrocarriles urbanos movidos por electricidad se detuvieron