El secreto mundo de las geishas

Antiguamente, las geishas eran abundantes en el territorio japonés. A principios de los años 30, se dice que al menos existían 80 mil geishas, la mayoría radicadas en la antigua capital de Japón, Kyoto. Hoy en día, existen al menos 1.000 geishas, las cuales se han visto disminuidas por la falta de interés en las antiguas artes japonesas y por el “alto” costo de este servicio.

Las geishas son contratadas para asistir a fiestas y encuentros generalmente en casas tradicionales de té o en tradicionales restaurantes japoneses. Desde su origen en el siglo XVIII, han sido consideradas como damas de compañía tanto de hombres como de mujeres, contratadas para entretener con sus talentos en el arte japonés. A continuación te presentamos estos interesantes datos de estas hermosas mujeres.

  1. ¿Barrios de placer?
    Las geishas viven en casas especialmente para ellas, llamadas «okiyas» ubicadas en barrios denominados «hanamachi». «Hana» significa «flor» y «machi» significa «ciudad»; sin embargo, geishas más experimentadas y libres de deudas pueden vivir en sus propios apartamentos. Actualmente varias de estas casas se encuentran en Kyoto y en Tokio.

Las geishas de ciudad trabajaban independientemente en fiestas o reuniones fuera de los “barrios de placer”, mientras que las geishas de barrio lo hacían dentro de estos espacios. Eran conocidos como “barrios de placer” porque el gobierno anteriormente decidió reunir a todo el libertinaje, arte y juego en estos barrios.

  1. Las maikos
    Las «maikos» son aprendices de geishas. Realizan su debut en ceremonias llamadas «misedashi», en una fiesta de bienvenida donde la futura «maiko» es maquillada profesionalmente y vestida con un kimono de ceremonias negro; además, debe beber sake, pasear por el barrio y visitar todas las casas de «okiya» y de té.
  2. El uso de los kimonos
    La diferenciación entre las geishas y las maikos recae principalmente en la vestimenta y el maquillaje que usan. Las maikos utilizan un kimono más llamativo de mangas largas, sujeto con un «obi» -piezas de sedas utilizadas alrededor de sus cinturas-, que mide más de 5 metros de largo y suele ser más elaborado que el de las geishas.

Por su parte, el «obi» utilizado por las geishas mide 4 metros y por lo general un vestidor profesional asiste a la geisha para atarlo.

  1. El maquillaje de las geishas y las maikos…
    Las cejas de una maiko suelen pintarse de rojo o rosa, usando un delineador de ojos de estos colores, y en ocasiones negro. Por su parte las geishas se pintan las cejas rojas y usan solo delineador negro.

En el primer año de aprendizaje, las maikos llevan solo labial rojo en el labio inferior; hasta conseguir más entrenamiento no pueden pintarse el labio superior. La geisha se aplica un labial rojo intenso en toda la superficie de los labios.

  1. ¿Por qué el color blanco?
    Actualmente, la cara pintada de blanco es la marca de una geisha, originalmente había una razón más práctica para pintar sus caras de este color.

Anteriormente, las casas se iluminaban con velas y para distinguirse de las demás personas que asistían a las fiestas, las geishas se pintaban la cara de blanco.

  1. El cambio de nombre
    Cuando las chicas se convierten en «maiko» tienen que cambiar su nombre, ya que no usan sus nombres reales profesionalmente. Este nombre es otorgado por la dueña de la «okiya», la cual combina un elemento del nombre de la hermana mayor de la maiko -«onee-san»- en conjunto con elementos que indiquen moda y fortuna.
  2. ¿Cuál es el precio de una geisha?
    La tarifa de las geishas es medida por el tiempo que ella pasa en una fiesta. Para medir el tiempo usan varitas de incienso que tardan aproximadamente una hora en quemarse. Al final de la noche, a la geisha se le cancela por la cantidad de palos de incienso consumidos.

En la actualidad, una cena con una geisha se dice que es una velada extremadamente costosa y puede tener un valor de 80 mil yenes, lo que sería alrededor de 750 dólares americanos. Los altos costos que genera contratar a una geisha, está ocasionando que la tradición desaparezca.

El secreto mundo de las geishas

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *