Mueren lentamente los pocos organillos que quedan

Mercedes, quien ha pasado girando la manivela de un organillo más de 19 años, considera que esta tradición está muriendo lentamente, “antes era más visto por la gente, ahora ya no, estamos tocando y la gente como si no existiéramos”. 

Mueren lentamente los pocos organillos que quedan

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *