Mossack Fonseca en medio del escándalo mundial

Mossack Fonseca en medio del escándalo mundial. La publicación de una amplia colección de documentos y otros datos sobre operaciones financieras en paraísos fiscales para personas adineradas, famosas y poderosas de todo el mundo planteó preguntas el lunes sobre el uso generalizado de estas tácticas para evadir impuestos y evitar la supervisión financiera.

Los reportes de una coalición internacional de medios de comunicación sobre una investigación con el Consorcio Internacional de Periodismo Investigativo, con sede en Washington, sacaron a la luz detalles sobre servicios y activos en el extranjero para políticos, empresarios y celebridades, basados en un lote de 11,5 millones de documentos.

Entre los países con políticos pasados o actuales mencionados en los reportes estaban Islandia, Ucrania, Pakistán, Arabia Saudí, Rusia y Argentina.

La agencia tributaria australiana dijo el lunes que estaba investigando a más de 800 australianos adinerados por posible evasión fiscal en relación con sus supuestas operaciones con Mossack Fonseca, una firma legal panameña con oficinas internacionales que proporciona servicios financieros en paraísos fiscales.

En su comunicado, la Oficina Fiscal de Australia indicó que había relacionado a más de 120 de esas personas con un proveedor de servicios en Hong Kong. El proveedor de servicios en paraísos fiscales no fue identificado.

Mientras tanto, en la vecina Nueva Zelanda, el primer ministro, John Key, rechazó la descripción de su país que hacía el Consorcio Internacional de Periodismo Investigativo (ICIJ, por sus siglas en inglés) al incluirlo entre los 21 paraísos fiscales empleados por Mossack Fonseca.

“Los paraísos fiscales son lugares donde no se publica la información”, dijo Key. “En Nueva Zelanda hay total revelación de la información”.

Ramón Fonseca, cofundador de Mossack Fonseca -una de las firmas líderes mundiales en la creación de empresas fachada-, confirmó al Canal 2 de la televisión panameña que los documentos eran auténticos y dijo que se habían obtenido de forma ilegal a través de un ataque informático.

Sin embargo, afirmó que la mayoría de las personas mencionadas en los reportes no eran clientes directos de su empresa, sino cuentas establecidas por intermediarios. Fonseca afirmó que el bufete no había cometido ninguna irregularidad.

En los documentos se menciona a 214.488 empresas y 14.153 clientes de Mossack Fonseca, indicó el ICIJ, entre los que habría empresarios, delincuentes, famosos y estrellas del deporte. El grupo sin ánimo de lucro dijo que publicaría la lista completa de empresas y personas relacionadas con los documentos a principios del mes que viene.

El diario alemán Sueddeutsche Zeitung, dijo haber recibido los datos hace más de un año de una fuente anónima y a través de un canal cifrado. La fuente pidió no pidió compensación monetaria, solamente medidas de seguridad no especificadas, dijo Bastian Obermayer, reportero del Zeitung.

Los documentos que recibió el periódico de Múnich, que suponían unos 2,6 terabytes de datos, incluían correos electrónicos, hojas de cálculo y veredictos judiciales, indicó el periodista. Para verificar el nuevo material se emplearon documentos de Mossack Fonseca obtenidos antes por las autoridades alemanas.

“Permiten una mirada sin precedentes al interior del mundo de las cuentas ultramarinas, proveyendo detalles diarios, década a década, de cómo fluye el dinero negro a través del sistema financiero global, alimentando el crimen y despojando a las tesorerías nacionales de ingresos por impuestos”, dijo el ICIJ.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, dijo en un comunicado que su gobierno cooperará “vigorosamente” con cualquier investigación judicial derivada de la filtración de documentos del despacho.

Dijo que las revelaciones no deben distraer a su gobierno de la política de “cero tolerancia” hacia cualquier actividad ilícita en el sistema financiero de Panamá.

El periódico británico The Guardian, que participó en la investigación, publicó un video en su portal el domingo por la noche que muestra una entrevista con el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson. Durante la entrevista se le pregunta al primer ministro sobre una compañía llamada Wintris. El premier responde que sus transacciones son limpias, describe la pregunta como “completamente inapropiada” y luego suspende la entrevista.

En Rusia, el Kremlin dijo la semana pasada que preveía lo que llamó un “ataque de información”.

El portavoz del presidente Vladimir Putin, Dimitri Peskov, les dijo a reporteros que el Kremlin había recibido “una serie de preguntas hechas de manera descortés” por parte de una organización que él dijo trataba de difamar a Putin.

“Periodistas y miembros de otras organizaciones han estado tratando activamente de desacreditar a Putin y los líderes de este país”, dijo Peskov.

La presidencia de Argentina confirmó el domingo en un comunicado que el grupo empresarial propiedad de la familia del mandatario Mauricio Macri estuvo vinculado a Fleg Trading Ltd., una compañía foránea registrada en Bahamas.

A su vez, la Hacienda mexicana anunció el domingo por la noche que investigaría a cualquier residente o empresa mexicana mencionados en los reportes de prensa sobre los documentos filtrados.

De acuerdo con el sitio web del grupo, entre los bancos globales involucrados están HSBC, UBS, Credit Suisse, Deutsche Bank y otros que han trabajado con Mossack Fonseca para crear cuentas ultramarinas.

“Las acusaciones son históricas, en algunos casos datan de 20 años atrás, antes de nuestras bien conocidas reformas implementadas en los últimos años”, dijo el portavoz de HSBC Rob Sherman en un mensaje enviado a la diversas agencias noticiosas en respuesta a un pedido de comentario.

UBS, Credit Suisse y Deutsche Bank no respondieron de inmediato a pedidos de comentario.

Mossack Fonseca en medio del escándalo mundial

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *