En un mundo miniatura, bolivianos piden deseos al Ekeko

La tradicional feria de Alasita (cómprame, en aymara), en la que los bolivianos adquieren objetos y dinero en miniatura que desean que se plasmen luego en realidad, quedó inaugurada este domingo en La Paz.

La feria de ilusiones, que se realiza desde finales del siglo XVIII, rinde tributo al Ekeko, ídolo andino enano y regordete, con la creencia de que si compran una miniatura de aquello que quisieran tener, la deidad andina lo convertirá en realidad a lo largo del año.

Unos 5.000 artesanos elaboraron este año réplicas perfectas en miniatura de todo tipo de objetos como billetes, entre ellos dólares y euros, casas, edificios, automóviles, motos, camiones, electrodomésticos o cestas de víveres, además de títulos profesionales.

Es común también la venta de animales de yeso y metal, como sapos que representan a la suerte, y gallos y gallinas para que las personas solteras consigan pareja.

Sin embargo, los bolivianos optan mayoritariamente por comprar dinero. El presidente Evo Morales dijo, por ejemplo, en la inauguración de la feria: “¿qué pediría al Ekeko? Que sigamos creciendo económicamente”. Bolivia creció el año pasado 4,8%, uno de los índices más altos de la región.

La tradición dice que justo al mediodía del 24 de enero deben comprarse las miniaturas, someterlas a sahumerios por chamanes y, además, hacerlas bendecir en las iglesias. Luego las gentes regalan dinero en miniatura a desconocidos, aunque el grueso de los billetes son guardados en casa.

La feria dura un mes y se instala en un espacio en el centro de La Paz. A la inauguración acudieron este domingo, además de Morales y el gobernador y alcalde de La Paz, al menos unas 50 mil personas, según los organizadores.

También este día, los principales diarios bolivianos suelen ofrecer jocosas ediciones en miniatura, una tradición que data de 1846, según un estudio de la ONG privada Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB).

En 2013, la Unesco entregó a Bolivia el Certificado de Inscripción al Programa Memoria del Mundo de América Latina y El Caribe de los periódicos en miniatura.

En un mundo miniatura, bolivianos piden deseos al Ekeko

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *