La economía en Estados Unidos no termina de despegar

La solidez de las contrataciones debería estimular la economía en Estados Unidos. Los bajos precios de la gasolina deberían alentar el gasto del consumidor y eso mismo, la economía en Estados Unidos. La baja del desempleo debería fortalecer los salarios que deberia aceitar la economía en Estados Unidos. Las bajas tasas hipotecarias deberían impulsar la compra de viviendas puesto que el trago amargo y la experiencia de hace una decada ya se tiene en la historia y eso, apuntalar la economía en Estados Unidos. El poderío económico de Estados Unidos debería beneficiar a sus trabajadores. Sin embargo, todas esas presunciones comunes sobre cómo prospera una economía parecen haber desaparecido en los primeros tres meses de 2015 y la economía en Estados Unidos simplemente no avanza ni despega.

Los beneficios económicos que usualmente fluyen luego de un año de fuertes contrataciones aún no han emergido. Apenas 126.000 empleos fueron añadidos en marzo, dijo el gobierno el viernes. Los salarios semanales promedio bajaron.

Los restaurantes recortaron sus contrataciones porque los ahorros en gasolina no llevaron a más reservaciones. Constructores y fábricas eliminaron 1.000 trabajadores cada uno de sus nóminas, gracias a la pobre actividad en sus sectores.

Los avances mediocres confirman las evidencias de una desaceleración económica. La Reserva Federal de Atlanta cree que en los primeros tres meses del año la economía de hecho se frenó.

Parte de la desaceleración sin dudas se debe a un invierno especialmente grave, pero casi seis años después del fin de la Gran Recesión, el esperado despegue sigue siendo elusivo, lo que pudiera indicar que la dirección de la economía no ha sido tan clara como algunos analistas y políticos han dicho.

Ahora, algunos apuntan a factores que pudieran haber sido subestimados este año. Otros mantienen sus proyecciones sobre la economía como debería ser, teóricamente. Después de todo, dicen, marzo pudiera resultar apenas una anomalía como la ocurrida en 2014, cuando una baja en el primer trimestre fue seguida por un sólido crecimiento en los meses siguientes.

economía en Estados Unidos

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *