Benjamin Netanyahu, prometió que si es reelegido no habrá un Estado palestino

Benjamin Netanyahu

El agobiado primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, prometió el lunes que si es reelegido no permitirá la creación de un Estado palestino como parte de una frenética campaña previa a la votación del martes.

Con el objetivo de conseguir el voto de los partidarios de una línea dura contra los palestinos antes de la votación del martes, Benjamin Netanyahu hizo la declaración en una entrevista publicada el lunes en el cibersitio del periódico Maariv.

Las encuestas más recientes muestran que Benjamin Netanyahu, candidato del partido Likud, está en desventaja en intención de voto respecto al centrista Isaac Herzog, de la Unión Sionista, aunque el primer ministro parece tomar impulso. Herzog se muestra optimista y asegura que habrá una “revuelta”.

Benjamin Netanyahu dijo al periódico Maariv que el retiro de su país de los territorios ocupados para crear espacio al Estado palestino permitiría que extremistas islámicos se apoderaran de éstos para atacar a Israel. Cuando se le preguntó si eso significaba que en caso de reelegirlo no se crearía un Estado palestino, respondió: “así es”.

Israel se retiró de los territorios ocupados en la Franja de Gaza en 2005. El grupo miliciano Hamás tomó el poder dos años más tarde y aumentó sus ataques contra Israel.

La elección convocada por Benjamin Netanyahu dos años antes de lo programado es vista como un referendo en torno a su desempeño como gobernante. Aunque puede quedar en primer lugar y llamar a un gobierno de coalición el menguante apoyo hacia él ha sacudido al Likud, que empezó la campaña con pronósticos pesimistas en torno a su permanencia en el gobierno.

En los últimos días la formación ha llevado a cabo una intensa campaña para movilizar a los votantes, con Benjamin Netanyahu lanzando advertencias contra un gobierno de izquierdas en entrevistas en los medios y ante decenas de miles de partidarios de línea dura en un mitin en Tel Aviv el domingo por la noche.

En su último día de campaña el lunes, el primer ministro visitó Har Homa, un desarrollo judío en el este de Jerusalén que los palestinos y la comunidad internacional consideran un asentamiento ilegal. Los palestinos sostienen que Jerusalén, conquistada por Israel en 1967 durante la Guerra de los Seis días, es su capital.

“Preservaremos la unidad de Jerusalén en todas sus partes. Seguiremos construyendo y fortificando Jerusalén para que su división no sea posible y se mantenga unida para siempre”, dijo. “El triunfo del Likud es lo único que puede asegurar la preservación de un liderazgo nacional y evitará la llegada de un gobierno de izquierda”. Su rival centrista, Isaac Herzog, buscar reparar lazos con los palestinos y la comunidad internacional y promete aliviar la situación de la tambaleante clase media del país.

No se espera que ninguna de las partes alcance más de un cuarto de los votos, por lo que después de los comicios se abriría un largo proceso de negociaciones para formar el próximo gobierno de coalición.

La llave de gobierno podría tenerla el nuevo partido de centro de Moshe Kahlon, que se presenta con un programa fundamentalmente económico y que deja de lado los retos diplomáticos de Israel.

Kahlon exigiría convertirse en ministro de Finanzas en el próximo gobierno y podría inclinar la balanza tanto en favor de Netanyahu como de Herzog. Hijo de inmigrantes libios, Kahlon es popular entre la clase obrera israelí gracias a su conocimiento de Oriente Medio, su educación modesta y su reforma del mercado local de telefonía celular.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *