Indignación Mundial

los indignados llegan a mexico

Beatriz González Rubín

Los ??Indignados? han llegado a México, ayer sábado un grupo de manifestantes que se autonombran de esa manera se plantaron frente a las instalaciones de Televisa Chapultepec denunciando el poder mediático de la televisora y afirmando que es la rabia.

Los Indignados es un movimiento que crece en toda Europa, Estados Unidos con el nombre ??Occupy Wall Street? y ya empieza a manifestarse en algunos lugares de América Latina.

Stephane Hessel es un francés de origen alemán de 93 años que durante la segunda guerra mundial escapó de un campo de concentración y escribió un pequeño manifiesto llamado Indignez Vouz en donde incita a los jóvenes a manifestarse contra la desigualdad económica y social en el mundo globalizado. El pequeño panfleto dio el nombre al movimiento que ahora recorre el mundo.

La fuerza del movimiento se dio en España hace unos meses cuando miles de jóvenes se plantaron a reclamar el fallo del sistema socialista, sus reclamos han sido específicos y concretos: la eliminación de lo privilegios de la clase política, medidas serias para acabar con el desempleo, derecho a la vivienda, servicios públicos de calidad, control de los bancos, revisión de las políticas fiscales, democracia participativa y reducción del gasto militar.

La protesta de los Indignados no va en contra de un partido político, o está dirigido por un partido específico. Son miles de jóvenes que ven su futuro reducido a cenizas, en donde no hay esperanza ni salida.

¿Qué pasa en México?

Protestar simplemente frente a una televisora por sus políticas, manejos y contenidos, a mi juicio no es la solución. Fácil es no prender la televisión en esos canales y no consumir sus productos.

Somos los mexicanos, seres bastante peculiares, nos quejamos de todo y no hacemos nada al respecto, nuestras molestias son cotidianas pero no nos comprometemos con nada. Las calles están permanentemente llenas de plantones y manifestaciones, pero todas están marcadas por tintes políticos y movimientos que les convienen a unos cuantos: el SME, Antorcha Campesina, maestros del SNTE que se niegan a dar clases y desfilan y toman las calles, y así diversos grupos que exigen sus derechos y buscan, como dicen coloquialmente ??jalar agua para su molino?.

¿Pero qué pasa con los ciudadanos comunes y corrientes como tú y como yo que diariamente somos víctimas de las injusticias y las arbitrariedades?

En palabras de Hessel ??La responsabilidad de una persona no puede ser asignada por el poder o una autoridad. Al contrario, es necesario estar involucrado en el nombre de la responsabilidad de uno como ser humano.?

¿Qué estamos dispuestos a hacer para mejorar el mundo, nuestro país y más específicamente nuestra comunidad?

No hacen falta plantones, ni manifestaciones que colapsan una ciudad de por sí complicada. Ser Indignado es ser responsable de nuestra situación, exigir mejores servicios, comprometernos con nuestro trabajo y abordar de la mejor manera nuestra vida diaria.

México necesita Indignados cotidianos, que decidan desde el fondo de su conciencia realizar el mejor esfuerzo en su cotidianeidad. ¿Estamos dispuestos?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *