La llave de pandora.

¿A qué juega Felipe Calderón?

Si bien es cierto que la forma es fondo y el fondo es forma, mucho tiene que aprender el equipo del Presidente Calderón a este respecto. Queda claro que, comenzando por promesas de campaña, pasando por planeación estratégica y terminando con la comunicación social, ha sido un desastre.

Vayamos por partes: En primer lugar, como promesa de campaña, fue el sonado ??no aumento a los impuestos? y, dicho por él, siendo candidato a Presidente de la República durante el debate del 25 de abril del 2006, bajaría el ISR ??cito textual- ???voy a reducir los impuestos para quienes trabajan, producen o generan empleos? ?? ???voy a bajar la tasa de impuesto sobre la renta (ISR) porque los mexicanos que producen, que invierten, que trabajan, que generan otros empleos no deben pagar más impuestos de los que se pagan en otras partes del mundo?? y todos recordamos el aumento a este impuesto.

Por otra parte, se erigió como el ??Presidente del empleo?, de igual forma promoviéndolo en el debate y, posteriormente, como lema de campaña.

Al parecer, la jugada le salió mal, si tomamos en cuenta el número de migrantes ??principalmente al vecino país del norte- y las cifras, no sólo engañosas, sino poco contundentes que ha provisto. Este tema va de la mano con otros dos: La terrible comunicación social y estratégica, así como la falta de comunicación y discurso sin fundamento, ya que no sólo se presentan cifras menores a las que se requieren y que hacen quedar de manifiesto el déficit de empleos en nuestro país, sino que no hay coherencia; por un lado, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social ofrece un número, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), la Secretaría de Economía (SE) y Presidencia de la República, muestran inconsistencias en los datos que cada una publica. ¿En verdad se toma como un tema tan poco relevante que se puede jugar así con las cifras? Otro ámbito en el que no ha sido exitoso es en la generación de consensos. Está muy claro que la falta de talento político ha hecho mella y provocado, no sólo fricciones con las diversas fuerzas políticas, así como al seno del Poder Legislativo, sino generando un atraso cada vez más doloroso para el país. La carencia de operadores políticos con perfil negociador pero, sobre todo, que sea capaz de dialogar y llegar a acuerdos. Tal ha sido el error por parte de sus colaboradores, que las reformas han quedado pendientes o han salido distintas ??casi en su totalidad- a como fueron presentadas. Cierto es que existe una gran dificultad para llegar a acuerdos, más aún con la coyuntura política que se vive, pero también es cierto que existen formas para lograrlos, más al nivel que se está tratando.

¿Qué decir de la ??guerra? ??que no es una guerra; nos encontramos en estado de paz, pero se usó este término con fines de mercadotecnia política para ensalzar el nacionalismo y generar apoyo a la lucha- contra el narcotráfico que se está llevando a cabo en todo el país? ¿Qué decir de tantos miles de efectivos y civiles que han muerto por querer legitimar algo que no se ha combatido como se debe ??no sólo de manera frontal, a balazos, sino a través de labores de inteligencia, no sólo militar y de estrategia, sino financiera- y que sigue siendo una carga en términos de seguridad ??indudablemente-así como económica ??evitando la atracción de inversión y, por ende, no generando empleos-? Los últimos cambios realizados en el gabinete son la prueba más contundente que las cosas no se están haciendo bien. El problema no es sólo el ??amiguismo? o el ??compadrazgo?, ya que estoy convencido que se debe tener en el equipo a la gente más cercana, pero de igual forma a LA MÁS CAPACITADA para enfrentar los retos que se presente.

Insisto, para nuestra mala fortuna, no ha sido así. Evidentemente, las miras son políticas y no en pro del bien nacional. No dudo de la inteligencia de los que están ahí, pero sí de su experiencia y falta de capacidad para dar resultados en los puestos ESTRAT?GICOS que se les han encomendado. Pareciera que las áreas con cambios no le parecen importantes o son sólo un juego, como son las telecomunicaciones, el sector energético y el fondo para obras públicas. Otro grave error de visión y planeación.

Siendo esto así, se le presenta un panorama muy complicado a Felipe Calderón y al PAN para recuperar la confianza del electorado con miras al 2012 y, de manera más inmediata, para las elecciones estatales de este 2011. En mi opinión, si continúa empecinado en hacer su voluntad, no sólo como Presidente de la República, sino dentro de su partido, sin entregar resultados ni ofrecer algo novedoso, de alto impacto POSITIVO y TANGIBLE para la sociedad, no tiene oportunidad alguna de presentar resistencia en los siguientes comicios presidenciales.

A esto juega Felipe Calderón? y está perdiendo.

J. Eduardo Reyes-Retana Y.
Twitter: @ereyesretana

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *