Donde esta Erika Gandara

Erika Gándara salía cada mañana a patrullar el municipio de Guadalupe Distrito Bravo, en el valle de Ciudad Juárez. Su única compañía era un fusil R-15.

Tras su desaparición, hace una semana, su tierra quedó ??huérfana? de vigilancia, al ser ella la última que permanecía en la corporación local en una de las zonas más violentas del país. El resto renunció o perdió la vida como secuela del narco.

Del paradero de esta mujer de 28 años no hay rastro, luego de que un comando incendió su casa para después raptarla.

El municipio de Guadalupe junto con Práxedis conforman el valle de Juárez, que colinda al oeste con la fronteriza Ciudad Juárez y al norte con Texas, entidad estadounidense del otro lado del cauce del río Bravo.

Erika, soltera y sin hijos, ingresó a la corporación en 2008. En ese tiempo se desempeñó como radio-operadora y luego se convirtió en agente. En junio de 2010, la mujer policía anunció su retiro de la corporación por motivos de salud.

Tres meses después, con el inicio de la administración del alcalde Tomás Archuleta, con quien tiene nexos familiares, se reincorporó a su puesto.

El vocero de la Fiscalía General, Carlos González, reconoció que el operativo que montaron el Ejército y la Policía Federal no ha dado resultados en la búsqueda de Erika Gándara.

Dijo que se desconoce si sigue viva, pero no se puede asumir que haya sido asesinada.

Apenas tres días después del plagio de Erika, uno de sus parientes renunció súbitamente a su cargo: el ex diputado Gerardo Fierro Archuleta dejó ??por motivos personales? la oficina de enlace del municipio de Juárez en el Valle.

El valle de Juárez, donde se encuentra el municipio de Erika Gándara, es considerado una zona estratégica para el trasiego de drogas hacia EU.

Autoridades han reconocido que los traficantes introducen grandes cantidades de enervantes a través de cientos de brechas que existen de ambos lados de la frontera.

Según el INEGI, en 2005 la población en Guadalupe era de 9 mil 500 habitantes y en el censo de 2010 esta cantidad se redujo a 6 mil 400.

Desde 2008 la región está inmersa en una grave ola de violencia, en la que los homicidios, secuestros e incendios de viviendas o negocios se han vuelto parte de la cotidianidad.

A lo largo de este año, las autoridades de Guadalupe recibieron amenazas por parte de los grupos criminales, hasta que el 19 de junio el alcalde Jesús Manuel Lara fue acribillado en el interior de la casa en la que se refugiaba, en Ciudad Juárez.

Desde el lunes la alcaldía de Guadalupe está cerrada y no hay ninguna dependencia ofreciendo servicios. El comercio, con jornadas de medio turno, se encuentra detenido.

¿Quiere saber mas?

En Villa Luz, Olga Herrera Castillo directora de policia

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *