El Recuento.

Cada año, algunos esperan con ansias la Navidad por diferentes razones, pero cuando esta festividad pasa, puede que nos golpee un sentimiento de nostalgia por el año que termina o uno de esperanza por el año que está a punto de comenzar. La última semana del año podemos encontrar en los diferentes medios de comunicación, conteos de diferentes cosas, algunas bastante ridículas y otras bastante interesantes, resúmenes de noticias, musicales, novelas, etc.

Cada uno de nosotros ha vivido este año de manera diferente, que aburrido que todos lo viviéramos igual, lo que sí es que la mayoría de nosotros solemos tener más presente las cosas que nos afectaron a aquellas que nos hicieron felices o nos alegraron el día.

Estos últimos días del año, te invito a que hagas tu conteo personal pero, que lo hagas de las cosas buenas que pasaron, de las alegrías, de las sonrisas recibidas, de la satisfacción que sentiste al ayudar a alguien, de los agradecimientos recibidos, de las veces que escuchaste que eras importante para alguien, de los días en que al llegar a casa te sentiste a salvo, de los días en que recibiste una llamada/mensaje y te alegró el día, de lo afortunado que eres por tener una familia y/o amigos que te quieren, de haber terminado un proyecto personal, de aquel día que te encontraste a un viejo amigo/a, de las veces que despertaste con una sonrisa por haber pasado una velada increíble con tus amigos, de las veces que bailaste en el antro o en una fiesta como si nadie te estuviera viendo, de las felicitaciones recibidas en el trabajo por tu desempeño, de lo que se te ocurra, la lista puede ser infinita.

También te invito a agradecer al ser supremo en el que bases tu fe, por haber despertado, por lo aprendido, por lo perdido, por lo ganado, por lo que tienes, por lo que no tienes, por lo que tú quieras, inclusive por las cosas ??malas? que te hayan pasado, ya que de eso siempre se aprende y eso es algo bueno al final de cuentas, por los sueños realizados. Agradece, hay que aprender a hacer agradecidos cada día, ya que este año muchos se quedaron en el camino y no pudieron llegar al final del año.

Si éste fue un buen o un mal año para ti, aprende de lo vivido, siempre pensamos que nuestros problemas son los peores, pero de alguna u otra manera nos damos cuenta que ??no son nada? en comparación de otros. Si fue un mal año, no pierdas la esperanza, siempre el año nuevo trae novedades, seguro que éste nuevo año que está por comenzar será mejor que éste.

Mi abuelo, que en Gloria esté, decía que los años nones son años mejores, entonces el 2011 será un mejor año que el 2010.

Por último no me queda más que agradecerte por leerme éste año, que en general fue muy bueno para mí, cambió mi vida, me di cuenta de las personas que realmente me aprecian, conocí a mucha gente, aprendí un montón de cosas, volví a usar tacones, volví a bailar, volví a ser yo.

¡Ah! También quiero agradecer a Robert, aka El Enigma, por invitarme a escribir en éste espacio, por creer en mí, por no importarle que escribiera de todo y de nada, por estar al pendiente, por estar ahí. ¡Gracias Robert!

Les deseo a todos un muy prospero año nuevo, lleno de cosas buenas y no tan buenas para que haya variedad, mucho trabajo, mucha salud, mucho éxito, mucho amor, luz, sabiduría, paciencia, tolerancia, esperanza, que todos sus sueños se hagan realidad y sobre todo, mucha felicidad.

¡Feliz Año Nuevo!

Tania Garza. Lic. en Administración, ferrocarrilera, malvadina, biónica y algunas veces diva.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *