Guerra intestina por Aguascalientes

Martín Orozco Sandoval afirma no estar obsesionado con convertirse en gobernador. Señala que pese a los obstáculos y a que aún no acaba de salir avante el PAN para que sea su candidato, sus aspiraciones siguen firmes.

“La motivación que tengo es que creo que la situación de Aguascalientes debe cambiar; antes éramos un estado ejemplo a nivel nacional y ya no”, asegura.

“Se requiere voluntad política y conocer lo que necesita la sociedad, como lo hicimos durante tres años en el municipio, pero no es un tema de obsesión o de terquedad, es una convicción de hacer mejor las cosas”, asevera.

‘MOS’ o Martín, como se le conoce en Aguascalientes, no es originario de esta tierra, pues nació en una comunidad llamada Sauz de los Márquez, del municipio de Santa María de los Angeles, en Jalisco, en los límites de esa entidad con Zacatecas.

De origen humilde, la familia del panista se dedica a labores del campo, lejos de todo lujo, y así vivió él hasta que decidió cambiar su rumbo.

Orozco Sandoval llegó a los dos años a Aguascalientes en 1980 para estudiar y trabajar, eligió la carrera de Contador Público, profesión que desempeñó durante 12 años en su despacho, época en la que se afilió al Partido Acción Nacional (PAN) .

“Trabajé 12 años en un despacho privado de contadores; empecé desde mensajero hasta responsable de contaduría y asesoría fiscal.

Cuando me retiré del despacho pusimos uno algunos conocidos y yo, y ya en 1999 empecé mi carrera en la administración pública”, refiere.

Poco a poco comenzó a hacer relación con panistas, lo que lo llevó a ocupar el cargo de secretario de Desarrollo Social en el municipio de Aguascalientes, en 1999, en la administración que encabezaba el ahora gobernador Luis Armando Reynoso Femat.

Posteriormente se convirtió en diputado local y luego fue alcalde de Aguascalientes, elección que ganó en 2004 de la mano del propio Reynoso Femat, quien era el candidato a la gubernatura.

Pese a haber sido secretario del gabinete de Luis Armando y su compañero de “fórmula” en la elección local, ahora abiertamente se sabe de su rivalidad.

Al interior del PAN, el grupo afín al gobernador apoyó a Raúl Cuadra para que fuera nombrado candidato a gobernador, lo que no sucedió, pues el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) panista designó a Orozco Sandoval como su abanderado.

Con un semblante serio, que contrasta con la sonrisa que siempre muestra, Orozco Sandoval asegura que su aspiración y su proyecto de convertirse en gobernador no la eliminarán sus adversarios con “ataques, denuncias infundadas y amenazas”.

Lo que él califica como denuncias infundadas es la interpuesta por el municipio de Aguascalientes, ahora priista, en su contra por tráfico de influencias y ejercicio indebido de la función pública, por haber comprado un terreno que había sido propiedad del municipio.

“Yo adquirí ese terreno con mi sueldo, eso queda claro porque no hay daño al patrimonio, y cuando lo compré ya no era del municipio, ya era de una familia, de un particular que en una permuta de predios se hizo de él y lo compré como un patrimonio para mis hijos”, afirma.

“Ahora ahí rento y es un local comercial de una cadena de farmacias”, refiere.

“¿Dónde está la ilegalidad?, en ninguna parte, sólo se ha manipulado, primero, a la Procuraduría General de Justicia, y luego al juez sexto de lo penal”, cuestiona.

Orozco Sandoval culpa al gobernador Reynoso Femat de haber manipulado al juez local para que le dictara auto de formal prisión, además de presionarlo para que le suspendiera sus derechos políticos, haciendo caso omiso de un amparo que le concedió la justicia federal.

Apenas esta semana, Orozco Sandoval dijo que su principal detractor es el mandatario panista, y recordó que Reynoso Femat tiene una amistad con el candidato priista, Carlos Lozano de la Torre, a quien Orozco venció en las elecciones de 2004 para la alcaldía.

Acusó a ambos de unirse para sacarlo de la carrera política.

“No les guardo rencor, yo lo manifiesto para que la sociedad lo conozca, quien se ha obsesionado en que no participe en la campaña es el ingeniero Luis Armando Reynoso Femat, que en una gran alianza con Carlos Lozano buscan que no me registre y que gané él para que ambos sigan haciendo una gran riqueza”, manifiesta.

“Ellos buscan sólo su beneficio, y como muestra, la fortuna que han hecho en el servicio público, que es lo que me diferencia de ellos”, asevera.

Al dejar la administración municipal, Orozco Sandoval continúo apareciendo públicamente, porque inició la asociación civil “Causa Común”, y mediante visitas a colonias y comunidades se mantiene cerca de la gente.

Pero su nombre también aparece todos los días en los medios de comunicación por la críticas de la oposición y la férrea defensa de su grupo, pese a que su vida ha sido difícil por la presión de los asuntos legales.

Orozco Sandoval dice que no se arrepiente de haber comprado el citado terreno en una zona popular de Aguascalientes.

“No estoy arrepentido de nada, he cometido errores, pero no he cometido delitos; tomé una decisión y así fue, jamás hubo intención de dañar a la sociedad”, arremete.

A sus 43 años de edad, Orozco Sandoval es padre de dos hijos, de 12 y nueve años de edad, y está casado con Yolanda Ramírez de Orozco, quien se dedica al hogar.

El aspirante a la gubernatura, al no poder realizar campaña legalmente, pues no es candidato, se dedica todos los días a recorrer diferentes puntos del estado para escuchar a la gente y estar cerca de ellos.

En este momento, cuando sus contrincantes ya iniciaron campaña y todavía no se resuelve si el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) le dará la oportunidad de registrarse como candidato, “MOS2 dice estar seguro de algo:

“Estoy convencido de que seré gobernador y sé que haremos un gran trabajo con la sociedad; se tiene que dar un cambio de actitud; sé que voy a dar los primeros pasos como un nuevo funcionario, un nuevo esquema de gobierno”, concluye

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *