Casa Blanca niega mover un dedo por prohibicion de armas

La Casa Blanca no se plantea impulsar un proyecto de ley en el Congreso para prohibir las armas de asalto, como pidió ayer el presidente de México, Felipe Calderón, pero considera que hay que “hacer más” para evitar que lleguen al país vecino, dijo hoy una fuente oficial.

En declaraciones a medios hispanos, el asesor principal para Asuntos Hemisféricos de la Casa Blanca, Dan Restrepo, indicó que esa prohibición “ha sido un tema que se ha hablado en todas las ocasiones en las que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha reunido con el presidente Felipe Calderón”.Obama

“ha dejado bien claro que piensa que tenemos que hacer más para cortar el flujo ilegal de armas de Estados Unidos a México, y nosotros tomamos y vamos a seguir tomando pasos para hacer exactamente eso”, dijo.No obstante, subrayó el alto funcionario, la Casa Blanca “no tiene previsto impulsar un proyecto de ley en el Congreso sobre este tema”.
En su lugar, precisó, la Casa Blanca busca poner el énfasis en cortar el flujo de armas y de dinero en dirección norte-sur mediante pasos que adopten las agencias federales que tienen esa responsabilidad, como el Departamento de Seguridad Nacional.

También se pondrá el énfasis, dijo Restrepo, en “ir detrás de los que están violando las leyes actuales de Estados Unidos, que son parte del problema”.

“A eso es lo que se ha comprometido el presidente de Estados Unidos y eso es lo que estamos haciendo”, declaró el alto funcionario.
En su discurso ante el Congreso el jueves, en el segundo y último día de su visita de Estado a Washington, Calderón había pedido que se prohibieran las armas de asalto en Estados Unidos, como se hizo durante el mandato de Bill Clinton mediante una normativa que George W. Bush dejó expirar en 2004.

Calderón había indicado que esa medida era necesaria para “detener el flujo de armas de alto poder y otro armamento letal a través de la frontera”.
Tan sólo en los últimos tres años, México ha incautado 75 mil pistolas y armas de alto poder, y el 80% de las que se han podido rastrear provienen de Estados Unidos.

Según apuntó entonces Calderón, el incremento de la violencia producto del narcotráfico en México ha coincidido con la derogación de la prohibición de las armas de asalto en Estados Unidos

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *