Imagenes del operativo contra Arturo Beltran Leyva

Arturo Beltrán Leyva, uno de los capos de la droga más buscados por la justicia mexicana y de Estados Unidos, murió ayer tras un tiroteo con marinos en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

Beltrán Leyva, líder del cártel del mismo nombre, uno de los más violentos de México, fue muerto junto con cuatro sicarios de su organización en un lujoso complejo de departamentos de la capital morelense, informó la Secretaría de Marina.

Beltrán Leyva, El Barbas, era uno de cuatro hermanos que se separaron del cártel de Sinaloa y conformaron una organización que alcanzó tal fuerza que se convirtió en la mafia que lleva sus apellidos, y una de las seis grandes organizaciones del narcotráfico reconocidas por el gobierno.

El poder del cártel de los Beltrán Leyva llegó al grado de ser capaz de infiltrar instituciones encargadas de combatir el narcotráfico, como la Procuraduría General de República (PGR), según reveló una investigación oficial denominada Operación Limpieza.

Dicho operativo, iniciado en 2008, ha derivado en la captura de varios agentes y mandos de la PGR y de la Secretaría de Seguridad Pública federal bajo cargos de filtrar información confidencial a cárteles como el de los Beltrán Leyva.

La PGR ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos a quien diera información que llevara a la captura de El Barbas.

La agencia antidrogas estadunidense, la DEA, ha señalado que el cártel de los Beltrán Leyva y otros grupos son responsables de la introducción a Estados Unidos de toneladas de cocaína y grandes cantidades de heroína.

La DEA también calificó a Arturo Beltrán como uno de los principales narcotraficantes junto con Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, líderes del cártel de Sinaloa.

De hecho, el pasado 4 de diciembre, Excélsior publicó que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos congeló cuentas bancarias y bienes de personas ligadas a los Beltrán. También prohibió negocios con diez empresas asentadas en México y vinculadas al grupo criminal.

El operativo comenzó a las cinco de la tarde y concluyó a las nueve de la noche, tras varios tiroteos en la ciudad de Cuernavaca, que se realizaron dentro y fuera del lujoso complejo de departamentos Altitude, además de tres ataques contra las instalaciones de la Procuraduría estatal, la 24 zona militar y el helipuerto de las fuerzas federales.

El despliegue militar, de manera inicial, consistió en el aseguramiento de todos los accesos a los edificios, después de que un herido en el hospital general de Cuernavaca reveló la ubicación de los Beltrán Leyva en el exclusivo conjunto residencial.

Posteriormente un helicóptero se colocó a baja altura para dejar caer a 20 hombres en el estacionamiento y comenzar a catear los departamentos de 12 pisos cada uno que se ubican sobre la avenida Poder Legislativo, a unos pasos del hospital general de esta ciudad.

Durante la emboscada se utilizaron 30 células de Fuerzas Especiales de la Marina, quienes con unidades blindadas terrestres y dos helicópteros iniciaron las acciones apoyadas por elementos del Ejército mexicano.

El Barbas fue ubicado en el tercer piso de una de las torres del fraccionamiento que servía de gimnasio. Para ello los marines bajaron a rapel desde la aeronaves.

Junto con Arturo Beltrán resultaron muertos cuatro de su escolta personal, entre ellos uno que se suicidó al verse rodeado por elementos de la Armada.

Cabe recordar que el pasado 11 de diciembre, 11 sicarios fueron detenidos, al igual que el cantante Ramón Ayala y otros grupos musicales en el fraccionamiento Los Limoneros de Ahuatepec, en Cuernavaca, por participar en una narcopasada donde supuestamente se encontraba ?dgar Valdés Villareal, alias La Barbie.

Desde ese día grupos de inteligencia de la Marina se concentraron en Cuernavaca, para ubicar a Los Beltrán, que permanecían en esta ciudad.

Tras la muerte de Arturo Beltrán hubo tres ataques, uno contra el helipuerto donde aterrizaron los helicópteros de la Marina junto a la Cruz Roja, otro más contra la procuraduría estatal que recibió las ráfagas, y otro más contra la 24 zona militar donde se detonaron granadas.

El objetivo inicial del operativo en Cuernavaca, informaron fuentes policiacas, era desmantelar el centro de operaciones financieras del cártel de los Beltrán

Cinco horas duró el operativo en un exclusivo conjunto residencial de Cuernavaca; además del capo, murieron cuatro sicarios

CUERNAVACA. Arturo Beltrán Leyva, uno de los capos de la droga más buscados por la justicia mexicana y de Estados Unidos, murió ayer tras un tiroteo con marinos en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

Beltrán Leyva, líder del cártel del mismo nombre, uno de los más violentos de México, fue muerto junto con cuatro sicarios de su organización en un lujoso complejo de departamentos de la capital morelense, informó la Secretaría de Marina.

Beltrán Leyva, El Barbas, era uno de cuatro hermanos que se separaron del cártel de Sinaloa y conformaron una organización que alcanzó tal fuerza que se convirtió en la mafia que lleva sus apellidos, y una de las seis grandes organizaciones del narcotráfico reconocidas por el gobierno.

El poder del cártel de los Beltrán Leyva llegó al grado de ser capaz de infiltrar instituciones encargadas de combatir el narcotráfico, como la Procuraduría General de República (PGR), según reveló una investigación oficial denominada Operación Limpieza.

Dicho operativo, iniciado en 2008, ha derivado en la captura de varios agentes y mandos de la PGR y de la Secretaría de Seguridad Pública federal bajo cargos de filtrar información confidencial a cárteles como el de los Beltrán Leyva.

La PGR ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos a quien diera información que llevara a la captura de El Barbas.

La agencia antidrogas estadunidense, la DEA, ha señalado que el cártel de los Beltrán Leyva y otros grupos son responsables de la introducción a Estados Unidos de toneladas de cocaína y grandes cantidades de heroína.

La DEA también calificó a Arturo Beltrán como uno de los principales narcotraficantes junto con Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, líderes del cártel de Sinaloa.

De hecho, el pasado 4 de diciembre, Excélsior publicó que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos congeló cuentas bancarias y bienes de personas ligadas a los Beltrán. También prohibió negocios con diez empresas asentadas en México y vinculadas al grupo criminal.

El operativo comenzó a las cinco de la tarde y concluyó a las nueve de la noche, tras varios tiroteos en la ciudad de Cuernavaca, que se realizaron dentro y fuera del lujoso complejo de departamentos Altitude, además de tres ataques contra las instalaciones de la Procuraduría estatal, la 24 zona militar y el helipuerto de las fuerzas federales.

El despliegue militar, de manera inicial, consistió en el aseguramiento de todos los accesos a los edificios, después de que un herido en el hospital general de Cuernavaca reveló la ubicación de los Beltrán Leyva en el exclusivo conjunto residencial.

Posteriormente un helicóptero se colocó a baja altura para dejar caer a 20 hombres en el estacionamiento y comenzar a catear los departamentos de 12 pisos cada uno que se ubican sobre la avenida Poder Legislativo, a unos pasos del hospital general de esta ciudad.

Durante la emboscada se utilizaron 30 células de Fuerzas Especiales de la Marina, quienes con unidades blindadas terrestres y dos helicópteros iniciaron las acciones apoyadas por elementos del Ejército mexicano.

El Barbas fue ubicado en el tercer piso de una de las torres del fraccionamiento que servía de gimnasio. Para ello los marines bajaron a rapel desde la aeronaves.

Junto con Arturo Beltrán resultaron muertos cuatro de su escolta personal, entre ellos uno que se suicidó al verse rodeado por elementos de la Armada.

Cabe recordar que el pasado 11 de diciembre, 11 sicarios fueron detenidos, al igual que el cantante Ramón Ayala y otros grupos musicales en el fraccionamiento Los Limoneros de Ahuatepec, en Cuernavaca, por participar en una narcopasada donde supuestamente se encontraba ?dgar Valdés Villareal, alias La Barbie.

Desde ese día grupos de inteligencia de la Marina se concentraron en Cuernavaca, para ubicar a Los Beltrán, que permanecían en esta ciudad.

Tras la muerte de Arturo Beltrán hubo tres ataques, uno contra el helipuerto donde aterrizaron los helicópteros de la Marina junto a la Cruz Roja, otro más contra la procuraduría estatal que recibió las ráfagas, y otro más contra la 24 zona militar donde se detonaron granadas.

El objetivo inicial del operativo en Cuernavaca, informaron fuentes policiacas, era desmantelar el centro de operaciones financieras del cártel de los Beltrán Leyva en Morelos y asegurar a los operadores monetarios encargados de lavar el dinero de este grupo delictivo, que realizaban su actividad criminal desde estos edificios de lujo.

En este operativo fue hallado un departamento donde se resguardaba el archivo financiero de lavado de dinero más importante de los Beltrán, además quedaron aseguradas personas que se encargaban de procesar información y realizar las inversiones, para beneficiar los intereses de los capos.

Tras la confirmación de la muerte del jefe del cártel de los Beltrán Leyva, Cuernavaca quedó sellada con retenes militares, de la misma forma que todas las corporaciones policiacas locales declararon alerta máxima y desalojaron a su personal administrativo

Technorati Profile

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *