Elecciones en Afganistan, ¿justas o fraude?

La Fundación para unas Elecciones Libres y Justas de Afganistán desplegó a más de 7.000 personas por todo el país el día de las votaciones.

En un informe provisional, el grupo aseguró que hubo amenazas a los votantes por parte de los talibanes, los señores de la guerra y representantes de los dos candidatos principales, el actual presidente del país Hamid Karzai y su mayor rival, Abdullah Abdullah.

“Los observadores detallaron casos de personas que depositaron más de un voto, votantes menores de edad y funcionarios electorales que fueron expulsados de los colegios electorales por representantes de los candidatos. Las urnas fueron rellenadas, funcionarios electorales ‘comprados’ por los candidatos dijeron a los votantes analfabetos a quién debían votar…”, informó desde Kabul el corresponsal de la BBC Ian Pannell.

Uno de los 31 candidatos presidenciales, el actual vicepresidente de la cámara baja del parlamento afgano, Mirwais Yassini también relató a la BBC irregularidades similares por parte de representantes de Karzai y Abdullah.

Por otro lado, los observadores de la Unión Europea condenaron las intimidaciones y amenazas a los electores en ciertas zonas del país y las dificultades de las mujeres a la hora de ejercer sus derechos constitucionales, pero aseguraron que la organización de los comicios fue satisfactoria y calificaron el proceso como una “victoria para el pueblo afgano”.

“(Unas elecciones) libres y justas serían lo ideal, por supuesto. Libres no lo fueron en algunas partes del territorio debido al terrorismo. ¿Justas? En general sí”, afirmó el jefe de los observadores de la Unión Europea, Philippe Morillion

Al margen de las diferentes valoraciones sobre el proceso electoral, el resultado definitivo todavía tardará en llegar un par de semanas.

“Los niveles de participación y la ‘limpieza’ de las votaciones son claves para la credibilidad del resultado, pero mientras todo esto se dilucida, el país todavía espera para saber quién ganó realmente”, apuntó Ian Pannell.

De momento, tanto el equipo electoral del presidente Karzai como el de su rival principal, Abdullah Abdullah, reclamaron haber ganado las elecciones.

Un tira y afloja que, según algunos analistas, levantó recelos ante la posible reacción violenta de los seguidores del candidato perdedor una vez se conozcan los resultados oficiales.

“Ambos candidatos representan, de manera bastante definida, a regiones diferentes del país ??Karzai al sur, mayoritariamente pastún, y Abdullah al norte, predominantemente tayico- así que existen temores de que sus seguidores salgan a protestar a las calles si sienten que hubo algún tipo de engaño en los comicios”, comentó desde Kabul el corresponsal de la BBC Hugh Sykes

“Todo el mundo sabe que la cuestión étnica es importante en el país. Es un factor, pero no un problema. ¿Es algo que nos preocupa sobremanera? No, no lo es”, señaló este viernes Richard Holbrooke, enviado especial de los Estados Unidos a Afganistán y Pakistán, durante una visita a Kabul.

Poco antes, Holbrooke mantuvo sendas reuniones con los candidatos principales, Hamid Karzai y Abdullah Abdullah.

A la salida, los periodistas le preguntaron al diplomático estadounidense si pensaba que los candidatos podrían incitar a la protesta a sus seguidores en caso de que perdieran las alecciones.

“Me dijeron que no lo harían? Dijeron que respetarían el proceso”, respondió Holbrooke.

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *