Los Anti Nobel son presentados

Una nota un poco humorística, ¿se vale?

Digo, llevamos días y días dando seguimiento exhaustivo a todo lo referente a la economía global y con ello, a una serie de preocupaciones que gente que lee el blog, se ha inquietado un poco.

Por ello mismo, aquí presento a los ganadores de los IG Nobels o premios anti Nobel que la Universidad de Harvard otorga antes de que la academia de ciencias de suecia comience a dar a conocer a los ganadores del Nobel.

Aquí los tienen.

Paz: El Comité Federal Suizo de ?tica sobre Tecnología no Humana, y el resto de ciudadanos suizos, por aprobar en abril pasado el principio legal de que las plantas tienen dignidad.

Literatura: El británico David Sims, de la Cass Business School de Londres, por su estudio, apasionadamente escrito, “Bastardo: Una Exploración Narrativa de la Experiencia de Indagar dentro de las Organizaciones”.

Medicina: El estadounidense Dan Ariely, por demostrar que la medicina falsa pero cara funciona mejor que la medicina falsa y barata. Publicó su estudio en el Journal of American Medical Association.

Ciencias cognitivas: Toshiyuki Nakagaki, Hiroyasu Yamada, Ryo Kobayashi, Atsushi Tero y Akio Ishiguro, todos ellos japoneses, y Agota Toth, húngaro, por demostrar en “Nature” que el moho mucilaginoso puede resolver puzzles.

Nutrición: Maximiliano Zampini (Universidad de Trento) y Charles Spencer (Universidad de Oxford), por demostrar que la comida sabe mejor si es crujiente, en un estudio publicado en “Journal of Sensory Studies”.

Biología: Marie-Christine Cadiergues, Christel Joubert y Michel Franc, de la Facultad de Veterinaria de Toulouse (Francia), por demostrar que las pulgas saltan más sobre los perros que sobre los gatos, en un artículo en “Veterinary Parasitology”.

Química (compartido): Los estadounidenses Sheree Umpierre, Joseph Hill y Deborah Anderson, por descubrir que la Coca-Cola es un espermicida efectivo, publicado por “New England Journal of Medicine”, y los taiwaneses C.Y. Hong, C.C. Shieh, P. Wu y B.N. Chiang, por descubrir justo lo contrario y publicarlo en “Human Toxicology”.

Física: Los estadounidenses Dorian Raymer y Douglas Smith, por probar que un montón de cuerdas, pelos o cualquier otra cosa acaba enredándose y formar nudos, en “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS).

Arqueología: Astolfo Gomes de Mello Araujo y José Carlos Marcelino, de la Universidad de Sao Paulo (Brasil), por descubrir hasta qué punto los armadillos pueden desordenar los restos en una excavación arqueológica. La investigación se publicó en “Geoarchaeology”.

Economía: Geoffrey Millar, Joshua Tyber y Brent Jordan, de la Universidad de Nuevo México (EU), por descubrir que las ganancias de una bailarina de “striptease” dependen de su ciclo menstrual. Lo publicaron en “Evolution and Human Behavior”.

Felicidades a los orgullosos ganadores, cabe señalar que son estudios serios y que se realizaron pero no por ello, útiles.

¿Estamos?

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *