Soldados con VIH, amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nacion, la razon ante la discriminación

Los derechos primigenios en el Hombre (raza, no sexo) son aquellos que le permiten tener cierta estabilidad en cuanto a su entorno social y natural, para poder vivir (aunque hoy en día pareciera, sobrevivir).

Podemos mencionarles, pero que tanto sabemos de los alcances que estos derechos, que son llamados desde hace poco, humanos, en la vida normal o cotidiana de una persona, común y corriente? realmente, poco, y lo digo así de triste ya que muchos saben de derecho lo que quizás yo, de astronomía, pero hay que tener muy en cuenta de que cuando alguien se vea violentado en su patrimonio, psique o ser, habrá una ley que le asista.

Así es como 10 soldados del ejercito mexicano lo entendieron, y han llevado por varios años, una lucha n primera y segunda instancia legal, subiendo cada día mas escalones hasta llegar a la corte mas alta del país (la Suprema Corte de Justicia de la Nación) el caso que les pertenece.

Quizás lo han leído en los medios de comunicación, ya que ni en la radio o televisión le han dado cobertura como a otros evento, pero sino, les cuentos.

Según la ley de seguridad social y sanidad de las fuerzas armadas, personas que sean portadoras del virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), serian obligadas a retirarse de su trabajo cotidiano en el ejército mexicano.

A primera vista podría ser que la palabra ??retiro? no sea tan drástica como ??corrido? o ??dado de baja?, bellezas de nuestro lenguaje, estos militares de los cuales, les estoy platicando, fueron literalmente dados de baja por ser portadores del VIH, con ello, se les retiran ciertas prestaciones de ley que las fuerzas armadas deberían tener con sus ex empleados.

Así que caemos en cuestiones laborales, pero estos seria poco ético verlo solo desde esta perspectiva, hay que decirlo con todas las palabras, aquí tenemos un problema de inconstitucionalidad ya que la ley de seguridad social de las fuerzas armadas esta contraponiéndose contra los derechos humanos de estos soldados enfermos, además, los margina y se puede decir, que hasta los discrimina.

¿Todo eso?, si, todo eso.

Desde que se iniciaron los trabajos para ampararse estos militares, se han ido dando sentencias de tribunales menores ya que algunos han favorecido a las fuerzas armadas y otros a los soldados, ahora se avizora un nuevo panorama para ellos.

Según se ve, la suprema corte de justicia de la nación l dictaminar que es discriminatoria la ley de seguridad social de las fuerzas armadas, dará la orden de reinstalación de estos elementos de la tropa de México, con todos los derechos y salarios caídos durante años de juicios, no solo eso, sino también hará que los tribunales militares modifiquen ese párrafo donde señala que los infectados de VIH sean retirados, puesto que contraviene el espíritu de no discriminación que busca la igualdad entre todos, la ley en México.

Claro esta de que la Secretaria de la Defensa nacional pues no estará muy de acuerdo, pero hay que ver que en el continente (no tengo datos de otros pises fuera de América) el ejercito mexicano era el único que tenia una cláusula axial, en sus leyes internas para dar de baja a un miembro en activo.

Y es que el argumento principal de las fuerzas armadas, aunque lógico para algunas personas, es irracional para los tiempos en los que vivimos y sabemos tanto de la enfermedad que es el VIH, en su tiempo que fue redactada (hace 12 años) los desconocimientos eran mucho mayores, axial que se pensó que un persona enferma de VIH podría ser peligrosa para trabajar en cuestiones como la seguridad nacional, donde disparos, acciones en territorio hostil (combate al narcotráfico) y demás, pondrían en riesgo no solo su vida sino también la de sus compañeros.

La ignorancia no es muestra que es más peligrosa que una misma bala.

Y es que desde siempre, los enfermos de VIH han visto sus mancillados, quizás reubicar a los soldados más que darles de baja, seria la cuestión lógica, ya que pueden seguir trabajando sin problema alguno.

La opinión de el subsecretario de prevención y promoción de la salud, Mauricio Hernández Ávila, precisó que ??una persona con el VIH y que tiene un tratamiento adecuado, no pone en riesgo a nadie y puede llevar una vida normal, por lo que los militares no deberían ser dados de baja?.

Si ya lo dice un especialista en la salud, creo que un especialista en derecho (como un magistrado de la suprema corte de justicia) y un especialista en las fuerzas armadas, lo podrían entender.

Ministros Y es que este debate llevo a un magistrado de la suprema corte de justicia de la nación darle la razón a las fuerzas armadas, (este magistrado es uno de los mas cercanos a la sobriedad de las formas, vamos, conservadores, es el lic. Mariano Azuela, ex presidente de la corte) haciéndose del escarnio publico en todos los niveles, teniendo que rectificar su postura ante el linchamiento social que se vivió con palabras axial ??habiéndome informado sobre la enfermedad en cuestión, debo aceptar que rectifico mis opiniones para sumarme a la causa que los compañeros ministros, están promoviendo?.

Si, la ignorancia mata más y de peor forma que una bala? aunque hay que decir algo, una postura muy respetable es la del Lic. Ministro Genaro Góngora que señala que los infectados de VIH no podrían prestar sus servicios por cuestiones de salud en situaciones de desastre con insecto que podrían ser foco de transmisión; ojo, no habla de que puedan infectar el VIH algunos insectos como mosquitos, chinches y piojos, que se alimentan de sangre, sino que los enfermos de VIH tendrían que estar en condiciones controladas de salud para evitar que en situaciones de desastre se enfermen de algo (paludismo, cólera, etc.) y, teniendo afectado su sistema inmunológico, serian presa fácil de estos insectos y las enfermedades que transmiten.

Aunque ahora, se revisara caso por caso para ir viendo acorde de cada situación de los soldados, que alcances tendrá de forma personal las resoluciones tomadas por la corte suprema, dos militares que fueron de los iniciadores de estos juicios, no podrán ver su victoria en expediente, fallecieron durante los juicios menores, la corte, en estos casos da sobreseimiento, ¿sus familiares?, quedaran desamparados ya que al dar esto la corte a los juicios de gente que fallece en el camino al resultado, se extingue la causa y alcances.

¿Saben que opino?

Que desde hace tiempo, el clamor de mucha tropa en México, debería concretarse, un Ombudsman militar, para que estos casos sean llevados de manera mas rápida y expedita a todas las situaciones que necesiten velen por los derechos humanos, aun de una casta tan aparte como lo es la militar, en el país.

¿Oh ustedes que opinan?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *