Sigue el problema en Oaxaca, el PRI amaga

La semana pasada, se cumplió un año del fallido desalojo (que intento la fuerza policíaca estatal por ordenes de Ulises Ruiz) de los maestros de la sección 22 del SNTE.

En aquella ocasión, se busco el liberar calles, el dispersar a los manifestantes que comenzaban a acantonarse en diversos puntos de la ciudad y que luego de horas de embates de ambas partes, la policía tuvo que retirarse así como que, la sección 22 del SNTE, tomo el centro.

De aquella misma situación, nació la APPO (Asamblea Popular de Pueblos de Oaxaca) y se vieron ya figuras a la vista de quienes supuestamente estaban organizando las pintas y los desmanes a otros niveles.

Fue, exactamente ese día el que marca como un problema de magisterio, se transformo en una vorágine de sucesos sociales que hasta el último día, costaron 23 vidas, muchas denuncias de violaciones a los derechos humanos y una sociedad aun no reconciliada así como un gobernador que sigue en el poder.

Y es que si bien, el problema fue casi resuelto con la detención de los altos mandos de la APPO, la razón de base, la situación que afecta a miles de niños y la inexperiencia política a la hora de negociar, es lo que ha traído que la situación, aun siga descontrolada, un poco.

Un poco, que en cualquier momento, se puede descontrolar mas, déjenme decirles, que la movilización d miles de personas el pasado jueves recordando el intento de toma de las calles en poder del SNTE, es una muestra de poder mas que de otra cuestión, ya que ni siquiera habiendo liberado a los lideres de la APPO se tiene la certeza de una concertasesion que lleve a buen termino todo lo que esta aun, en letra pendiente.

Y es que si hacemos historia, recordemos que el problema que significaría el negociar que el gobernador se fuera a través de presiones sociales, significaría que pudiéndose hacer, en el país pudiera organizarse a través de López Obrador, movilizaciones para solicitar que un gobernante legítimamente electo, fuera removido (Como el presidente Felipe Calderón)? así que la inexperiencia política de Ulises Ruiz, fue significado crucial de que no fuera retirado del cargo, ya que Vicente Fox quería heredar el problema a Felipe pero, en una charla sostenida se aclaro que Fox acarrearía con el costo político de Oaxaca ya que el gobierno entrante tendría suficientes problemas de legitimidad como para tener que llevar a cuestas otras cuestiones.

El PRI, en todo momento dijo que su gobernante se quedara en su lugar, cuestión que cada vez era mas insostenible, y que las consuetudinarias metidas de pata de Ruiz, hacían que fuera cada vez mas difícil el defenderle, había una fracción priista que estaba solicitando que Ruiz renunciara, pero porque eran contrarios al grupo en el poder del PRI, ahora que Paredes esta ahí, quizá la historia sea diferente.

Y seamos honestos, aunque el apoyo de la fuerza federal fue decisivo para que meses después el gobierno estatal recobrara de manos de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca el control callejero de la capital, se ha ido diluyendo en el tiempo estas acciones gracias al deficiente trabajo político de altura para restablecer el tejido social roto por aquel conflicto.

Salvo la mejor opinión de gente de allá, yo veo en la cuna del prócer Benito Juárez, que izquierdistas radicales han llegado y poco a poco arrancado movimientos que vuelva a inestabilizar la zona así como burócratas de un gobierno sin argumentos y sin legitimidad para arreglar de fondo el problema.

En ambos sentidos, díganme sino, es terrible.

Y es que en este momento, patrullas paramilitares han incursionado en diversos puntos del estado para cometer asesinatos, de tal manera que pareciera la mano de las fuerzas estatales en dichas escaramuzas de la muerte, pensamiento mas allá de todo, que lleva a la población a pensar que el gobernador lleva acabo una guerra sucia en contra de sus opositores? esto debe ser inmediatamente aclarado, pero no por las partes en conflicto, sino por fuerzas federales ya que al gobierno quizá le dejaría ser juez y parte en una investigación que solo le lleva a la descalificación moral ante los demás actores de los problemas en la entidad, y evitaría sentar a todos los actores en el entramado de Oaxaca en una mesa de negociación?

Y hagan sus apuestas señores, se aproxima la emblemática celebración de la Guelaguetza, el año pasado no se llevo acabo por la situación reinante en el estado, ¿y este? Quien sabe, la verdad es que mientras sigan pretendiendo que todo se solucione por generación espontánea, los únicos afectados en verdad son las instituciones que cada día son menos fiables en la entidad así como la población que vive del turismo que esta alejándose cada día mas.

¿Y el gobernador?, bien gracias

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *