Karla Osuna modelo cercana al narcotráfico, habla por fin

La modelo Karla Osuna, quien enfrenta un proceso penal desde el año 2012, cuando fue detenida junto a su novio acusado de narcotráfico, aseguró que siente un gran arrepentimiento por todo lo que provocó su relación con Emiliano Zapata.

Osuna logró su libertad condicional hace más de dos años, pero que aún espera la decisión final del tribunal que la acusó de tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, en la modalidad de ocultamiento, y de asociación para delinquir, en calidad de cómplice, así lo reseñó el diario Panorama.

El 30 de noviembre del 2012 Emiliano Zapata huyó de la Penitenciaría General de Venezuela en compañía de su socio, Eddy Blanco. Osuna no supo más de él. Previamente compartieron abogado y acudían juntos a los tribunales.

“Me hizo la vida imposible, porque después que ellos se fueron todo me cayó encima a mí. No le guardo rencor. En estos momentos, en verdad, no me importa si ellos están presos o no. Lo único que me importa es salir, terminar con todo esto y no me importa qué pueda pasar con todo ese gentío”, indicó Osuna.

La modelo se encontraba con Zapata al momento que fueron sorprendidos por un numeroso grupo de funcionarios del Cicpc en el hotel Montaña Suites, en Caracas.

Ella desmiente categóricamente que hayan sido detenidos en una posada en Higuerote, como indica la versión oficial.

De Caracas fueron trasladados hasta Higuerote, en Miranda. En un primer momento los investigadores le dijeron que investigaban un secuestro que involucraba a Zapata. Al día siguiente le dieron la versión de los 200 kilos encontrados en un vehículo del hombre. Sus sitios de reclusión fueron el Inof y la cárcel de máxima seguridad de Coro. En Falcón, se apoyó en la amistad de los pranes del penal, entre ellos el mismo “Oriente”, quien lideró la toma del internado judicial de El Rodeo en el 2011.

“Éramos como 17 hombres y yo, cada uno en su celda. Conmigo fueron hombres súper respetuosos. Eran los que me escuchaban llorando y me decían cálmate, no llores, cuando me daban esos ataques en los que me sentía que me estaba volviendo loca. Ellos eran los que me calmaban”, agregó Osuna.

Actualmente karla Osuna tiene 24 años y una hija de año y medio. Sigue a la espera de la decisión final del tribunal que lleva su caso.

La joven era la imagen de una empresa de bebidas alcohólicas y moderadora del programa En Pelotas de Intercable, además estudiante de Comunicación Social en la Universidad Santa María. Sus ex compañeros intentaron impedir su regreso a la casa de estudios porque la consideraron “persona no digna”.

Karla Osuna modelo cercana al narcotráfico, habla por fin

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *