Emboscada a militares en Culiacán fue por filtraciones de la policía

Un “pitazo” y/o un “halconazo”, de la amplia red de informantes que tiene el narcotráfico infiltrados en las fuerzas de seguridad pública locales y en la mayoría de las bases de taxis de la región, permitieron el “seguimiento” que derivó en la emboscada del pasado 30 de septiembre y costó la vida a cinco militares del Ejército Mexicano, revelan aquí reportes de Inteligencia Militar.

“No fue ni falta de previsión ni descuido de nuestros soldados”, señalaron a El Sol de México fuentes de “Primer Contacto” con Inteligencia Militar, destacadas en esta zona de la Sierra Madre Occidental, donde se registró el ataque criminal, y donde -desde el primer día de los hechos-, la Comandancia de la 9ª. Zona Militar otorga apoyo y alojamiento al equipo de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), encabezado por su titular, Gustavo Salas Chávez.

La fuente militar sostiene que “los soldados del Ejército Mexicano se preparan todos los días para el quehacer diario que tiene en su responsabilidad de combatir a la delincuencia organizada, y recibe la instrucción necesaria, para trabajar siempre con respeto a los Derechos Humanos”, y más aún en este municipio de Badiraguato, la segunda comunidad en incidencia delictiva y una de las 15 ó 20 que se encuentran en la misma situación de aislamiento y marginalidad.

No obstante, el general Rogelio Terán Contreras, señaló al enviado que el equipo de investigadores y peritos de la SEIDO están desde hace días alojados en la localidad, y contarán con todo el apoyo y colaboración de la 9ª. Zona Militar en Culiacán, para llegar al fondo de las investigaciones y dar con los responsables del ataque a los elementos de las Fuerzas Armadas.

Desde Huixiopa, hasta la caseta de cobro “La Presita” y Culiacán, se percibe, se siente, el clima de indignación en la población, y más entre la tropa de la milicia, por la agresión a los 17 integrantes de la 24 Compañía de Infantería no encuadrada, que sufrió la agresión. La gente se acerca con los soldados les expresa su sentir y reprueban el acto criminal de los sicarios.

El reporte de la Inteligencia Militar sostiene que el ataque sufrido es parte del riesgo, pero señala que “el narco tiene un poder económico muy fuerte, tiene el poder para comprar voluntades en las mismas estructuras de la seguridad pública local y en las policías municipales. Puede comprar armamento de alto poder, y eso nos pone en desventaja. Claro que no fue falla de nuestro sistema de inteligencia militar, ni falta de previsión”.

Emboscada a militares en Culiacán fue por filtraciones de la policía

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *