Pacifistas y Soldados de Odín, cara y cruz para los migrantes en Finlandia

Pacifistas y Soldados de Odín, cara y cruz para los migrantes en Finlandia. Los Soldados de Odín, a las órdenes de un delincuente neonazi, patrullan las calles finlandesas con el pretexto de proteger de los migrantes a la población local. Como contrapunto, las mujeres y los payasos siembran sonrisas y mensajes de paz.

El termómetro marca -15 grados centígrados. En esta noche de febrero, un escuadrón de hombres musculosos sigue el rastro de los “invasores islámicos” por las calles nevadas de Kemi, una ciudad industrial de Laponia reconocible por sus chimeneas de fábricas de celulosa.

Los Soldados de Odín, el Dios nórdico y germánico del furor y la guerra, desfilan a cara descubierta en uniforme negro grabado con el acrónimo “S.O.O.” (Soldados de Odín).

Si estos grupos autodefensivos todavía no han encontrado una presa es porque hace frío, afirma su líder, un camionero de 29 años. Pero cuando haga buen tiempo, asegura a una periodista de la AFP, los bañistas acudirán a orillas de los lagos y “comenzarán las violaciones”.

Mika Ranta creó una milicia en esta localidad a una hora por carretera al sur del círculo Ártico cuando miles de refugiados iraquíes cruzaron la frontera sueca de paso hacia el sur del país. Cuentan con 600 miembros activos en varios municipios.

En 2015, Finlandia, de 5,4 millones de habitantes, acogió a más de 32.000 solicitantes de asilo, una de las proporciones más altas de Europa.

Una pesadilla para Ranta, un militante neonazi condenado por violencia de carácter racista en 2005. Matiza que las milicias Odín no tienen por qué compartir su ideología. “Si yo, su fundador, soy lo que soy, no significa que lo sea todo el grupo. No somos más que una organización de patrulleros callejeros”, insiste.

El futbolista francés David Bitsindou, que juega de defensa en el club local, reconoce que se respira un ambiente deletéreo. “Es verdad que es un poco triste porque la policía está para hacer su trabajo”, lamenta.

Pacifistas y Soldados de Odín, cara y cruz para los migrantes en Finlandia

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *