Connosotros y DIF Morelos trabajan en el programa Lagunilla

Connosotros y DIF Morelos trabajan en el programa Lagunilla. Ocho niños de la colonia Lagunilla reciben el apoyo de DIF Morelos y Connosotros para recibir terapias.

El destino hizo que, Margarita Aguirre y Yuridia Reyna Espinoza se conocieran primero, como vecinas de la colonia Lagunilla y, después, se hicieran amigas solidarias al conocer que ambas vivían con una persona con discapacidad.

Vania Ximena es nieta de Margarita Aguirre, tiene ocho años y nació parapléjica, solo mueve la mitad de su cuerpo.

“Desde su nacimiento ha visitado hospitales, hemos acudido a rehabilitaciones para mejorar sus movimientos pero, debido a los costos del traslado, decidimos, por algunos años, no atenderla”, narra María Jimena, su abuela, quien lucha por atenderla todo el tiempo.

Similar situación se encuentra Yuridia Reyna Espinoza, madre de Kevin, quien no puede sostenerse por sí mismo debido a lo frágil de sus huesos, “por falta de recursos dejé de llevarlo a revisión médica, el gasto de las terapias son carísimas”, apunta.

Ellas, más otras ocho mujeres: madres, hermanas o abuelas de algún familiar con discapacidad, todas de la Lagunilla, deambulaban buscando ayuda porque las administraciones anteriores nunca les interesó el tema, refiere Margara Millán, directora de la Asociación Civil Connosotros, pionera en México de la única metodología que ayuda a que infantes con parálisis cerebral logren independencia e integración social.

“Las administraciones pasadas se acercaban para conocer nuestra labor, sin embargo nunca hubo interés, solo era para justificar el cargo pero no generaban políticas públicas”, acota Millán.

Colonia Lagunilla, una esperanza de vida
La Lagunilla se edificó en medio de tres de las principales barrancas de Cuernavaca; hasta ahí llegó, en enero del 2014, personal de la fundación Connosotros AC, al detectar varios casos de personas con discapacidad en la misma colonia.

Connosotros es una asociación civil surgida en el 2001 de la mano de Servando Gajá y Margara Millán, con la intención de encontrar los medios necesarios para brindar un mejor desarrollo y la plena integración social a sus hijas e hijos.

Su escuela está en Jiutepec, donde se atiende a niñas, niños y jóvenes con parálisis cerebral a través de la Educación Conducida, un sistema húngaro implementado desde los años 60.

La rehabilitación con parálisis cerebral implica el aprendizaje de la coordinación de movimiento; la función de las partes de su cuerpo y también que la niña o niño con discapacidad neuromotora genere acciones para lograr su independencia.

El modelo de educación conducida consiste en enseñarles a habilitar las partes de su cuerpo que han dejado de trabajar, además de aprendizaje y crianza para que desarrollen las capacidades necesarias para desenvolverse activamente en la sociedad.

En el 2014, Isis Rodríguez, terapeuta de Connosotros, presenta un proyecto para el caso de la Lagunilla. La directora acepta abrir un programa que otorgará rehabilitación de manera gratuita dos veces por semana, sólo era necesario conseguir el transporte y los viáticos.

“El proyecto propone apoyar a ocho infantes en situación vulnerable; para las familias el traslado es un gasto importante, así que buscamos el apoyo pero, al principio, no encontrábamos respuestas favorables”, recuerda la sicóloga.

En ese momento llegaron con Elena Cepeda, presidenta del Sistema DIF Morelos y con Elisa Zamudio, doctora especialista en discapacidad y directora general del organismo.

“Enseñamos nuestro propuesta y enseguida aceptaron apoyarnos con una camioneta adaptada, chofer y gasolina. Esto ha permitido la continuidad del proyecto durante dos años, mejorando de una manera impresionante la calidad de vida de niñas y niños”, apunta Isis, quien luce orgullosa de haber logrado, junto con su equipo, que estos infantes hoy tengan lo que anhelaban: movimiento y autonomía.

“La calidad de vida de Oliver ha mejorado. Desde que nació ha sufrido complicaciones, no era independiente, tenía que ayudarlo en todo, ahora sale adelante y lucha por superarse; lo admiro”, subraya Yuridia, emocionada por los avances.

“Se ha vuelto independiente, se baña, se viste solo a pesar de estar en una silla de ruedas, esto era algo que hace dos años no podía. Quiero agradecer por el apoyo”, agrega.

“Sí no existiera esta atención de Connosotros y DIF Morelos, mi hija y yo no podríamos tener los medios para atenderla; que bueno que están haciendo su trabajo; Jimena mejoró, tiene más independencia en sus movimientos y maneja su cuerpo sin dificultad”, agrega Margarita Aguirre.

Vinculación exitosa
Margara Millán enfatiza la necesidad de trabajar con los gobiernos y la sociedad civil para atender cualquier tipo de discapacidad para crear acciones efectivas, como en el programa Lagunilla, donde cada uno hace una aportación y generan acciones favorables a la comunidad.

“En esta administración encontramos apertura, vieron nuestra metodología especializada y dijeron sí ha funcionado la apoyamos y sobre la visibilizamos; todo esto poco a poco pero está en el plan participar con el Centro de Rehabilitación y Educación Especial, CREE”.

En el CREE, el cual se construye en las zonas de hospitales del municipio de Zapata, se instalarán aúllas para educación conducida, convirtiéndolo en un modelo replicable para todos los estados, no solo en el contexto urbano sino también a lo rural.

Connosotros y DIF Morelos trabajan en el programa Lagunilla

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *