Recuerdan a Ignacio Manuel Altamirano

Con la concepción de que la literatura constituye una herramienta pedagógica, Ignacio Manuel Altamirano destaca como autor de El Zarco, obra póstuma y considerada la primera novela moderna mexicana, escrita entre 1886 y 1888.

Nacido el 13 de noviembre de 1834 y pionero del periodismo cultural en México, “era un intelectual nacionalista y al mismo tiempo cosmopolita”, leía las novedades literarias en alemán y francés y mantenía contacto con escritores como el francés Víctor Hugo y el cubano José Martí, relata su nieto, Mario Casasús.

El Zarco, publicada en 1901, que por su riqueza histórica y literaria está integrada a la colección Letras y Voces, de la Biblioteca Mexicana del Conocimiento (BMC), fue sin embargo solo una de las obras de Altamirano, quien además fundó la Escuela Nacional de Maestros, recuerda Casasús.

Juan Rulfo reconoció en su momento la obra de Altamirano, y dijo que “su preocupación estética y su anticolonialismo cultural fueron la base para que México creara una identidad propia”, cita la BMC en un comunicado.

“Es, pues, Altamirano la figura literaria de mayor relieve en su época, tanto por su obra personal como por su incansable labor en la ciencia y la cultura, así como por la influencia que ejerció en estimular a los escritores de varias generaciones”, agrega citando el libro Altamirano. Vida. Tiempo. Obra.

Jorge A. Zepeda, investigador de El Colegio de México, señala a su vez que “si Altamirano está postulando cierta tesis con El Zarco es que la sociedad debe tomar un papel activo en la vida pública del país”, a través del compromiso ciudadano.

A 181 años de su natalicio su legado se mantiene, y en la actualidad se otorga la condecoración “Ignacio Manuel Altamirano” a los docentes con 40 años o más en el servicio magisterial.

El Zarco ubica al lector en el México de fines del siglo XIX, en la Guerra de Reforma. Narra la historia de Salomé Plascencia, llamado el Zarco, líder de Los Plateados, y sus aventuras en Yautepec, Morelos, incluyendo una historia de amor y la disyuntiva entre el trabajo esforzado y honesto o el vicio y el saqueo.

“La precisión histórica de la novela se puede apreciar en la exactitud de los detalles; incluso puede decirse que el autor concluyó su obra el 6 de abril de 1888 a las 23:21 horas; no obstante, El Zarco se publicó más de una década después, en la ciudad española de Barcelona, en 1901”.

Con la inclusión de El Zarco en la colección Letras y Voces, concluye la BMC, “busca fortalecer la identidad nacional, y al mismo tiempo impulsar el hábito de la lectura en la sociedad mexicana, con miras a apuntalar la cultura como una herramienta valiosa para la educación”.

Recuerdan a Ignacio Manuel Altamirano

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *