Andrés Manuel López Obrador y el asalto a Morena

Andrés Manuel López Obrador ha comenzado a elaborar cada vez mejor una estrategia de medios y de posicionamiento político que lo llevará a mostrar sus auténticos intereses por encima de todo tipo de personajes y apoderarse del que ya tenía en la bolsa, botín político de Morena.

El mesías de México como el mismo bromea entre los más allegados a él, quien dice que va a revertir todas las reformas estructurales logradas en los últimos 5 años y que llegando hay que destruir todo para reconstruir, dice que con los arreglos que hará de cara a las elecciones el próximo año y del 2018, el será quien de la aprobación a cada candidato de Morena para los cotejos electorales.

Y seamos honestos, tiene Andrés Manuel López Obrador los suficientes seguidores para hacer lo que le dé su voluntad al menos al interior del partido, fuera aun no pero se espera que ante la inyección de recursos que la federación le dé con las prerrogativas y con el presupuesto que están haciendo sangrar de las posiciones que han logrado en el congreso y los municipios este 2015, Morena crezca.

Además, Andrés Manuel López Obrador ha comenzado a hacer uso de arietes mediáticos, dirigentes, personajes políticos y consejeros nacionales etc. para estar golpeando a todos los que ven como una gran, mediana o pequeña amenaza, quizá y los zombis que tenía bajo su control Andrés Manuel López Obrador ya no le funcionan, pero su personal de confianza y amigos y colaboradores famosos, si.

Todos en Morena han confirmado que impulsan a Andrés Manuel López Obrador como el próximo presidente nacional del partido, por ser la figura más importante. Cabe destacar que el tabasqueño con todo esto que está aconteciendo en Morena le dará ventajas, que muy poca gente puede observar.

Decidirá cómo presentar las campañas electorales de 2016 y 2018 con el sesgo a su favor que le caracteriza. Además, Andrés Manuel López Obrador será el único amo y señor de Morena en todo evento oficial, con autoridades, con instituciones, etc. donde con decir “no estoy de acuerdo”, tendrá los reflectores aunque sea una estupidez lo que diga.

Por si fuera poco, se protegerá de que lo acusen de abuso de tiempos oficiales promoviendo su propia imagen, lo que ha realizado sin empacho hasta el momento ante el atónito juicio de las autoridades electorales.

Andrés Manuel López Obrador y el asalto a Morena

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *