Todos listos para el alza de tasas de interes en EU

tasas de interes en EU

Los estadounidenses que soliciten préstamos de automóviles e hipotecarios están a punto de sufrir una nueva era de tasas de interés más altas, aunque eso también significa buenas noticias para los ahorradores, que tal vez reciban un poco más a cambio de tener su dinero en el banco.

Después del nuevo informe sólido sobre el empleo en Estados Unidos difundido el viernes, la mayoría de los economistas creen que la Reserva Federal casi seguramente aumentará su tasa de interés a corto plazo el próximo mes después de mantenerla muy cerca de cero durante casi siete años.

El alza de la tasa será la primera dispuesta por la Fed desde 2006. El incremento podría poner fin a las estrictas medidas monetarias que adoptó el banco central después de la crisis financiera de 2008 para salvar a un sistema bancario que se tambaleaba e inyectar energía a una economía que estaba débil.

Aunque las consecuencias pueden tardar meses, las medidas de la Fed propiciarán al final un incremento de las tasas de interés para las hipotecas, los créditos para vehículos y otros préstamos para los consumidores y los negocios.

“La próxima medida más anticipada y más difundida” de la Fed es un alza de las tasas en septiembre, dijo el viernes David Kotok, director ejecutivo de administración de dinero en la firma Cumberland Advisors.

Kotok emitió sus declaraciones después de la difusión del informe sobre el empleo correspondiente a julio, en el que se dijo que ese mes se generaron 215.000 plazas de trabajo y que la tasa de desempleo mantuvo si nivel casi normal de 5,3%.

“Los mercados, los economistas y los analistas aguardan (el alza)”, agregó.

Aunque no todos.

Algunos economistas arguyen que no hay nada garantizado sobre el alza de las tasas de interés en septiembre.

Dijeron que las cifras del viernes mostraron que persiste la debilidad entre algunos indicadores del mercado laboral. Los incrementos de sueldo, por ejemplo, continúan siendo flojos.

Además, las contrataciones carecen de la fuerza suficiente como para incentivar a millones de estadounidenses que dejaron de ir tras un empleo a que reactiven su búsqueda.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *