Toshiba Corp. reconoció un encubrimiento sistemático

El director ejecutivo de Toshiba y otros ocho directivos renunciaron el martes para asumir la responsabilidad por la contabilidad alterada que infló los beneficios del gigante tecnológico japonés en 151.800 millones de yenes (1.200 millones de dólares).

Toshiba Corp. reconoció un encubrimiento sistemático que comenzó en 2008 en varias divisiones de su amplio negocio, incluido el de microprocesadores y computadoras de escritorio, que pasaban por problemas financieros, con directivos que imponían objetivos de ingresos irreales y con subordinados alterando los resultados.

Además de sus problemas en su negocio de electrónicos, los planes de Toshiba en el campo de la energía nuclear, uno de los principales negocios de la empresa de Tokio, se vieron afectados por el desastre de Fukushima de 2011 que provocó temores públicos sobre la seguridad de los reactores, haciendo casi imposible la construcción de infraestructuras de este tipo en el país.

Los 48 reactores nucleares del país están ahora apagados.

Haciendo una pronunciada reverencia ante las cámaras durante una conferencia de prensa, el CEO Hisao Tanaka mantuvo su cabeza agachada casi medio minuto en un gesto que buscó expresar vergüenza y remordimiento. Sus predecesores Norio Sasaki, ahora vicepresidente, y Atsutoshi Nishida, un asesor, también dejaron sus cargos junto con otros seis directivos.

“Tenemos una seria responsabilidad”, dijo Tanaka a los reporteros. La empresa necesitará “construir una nueva estructura” para reformarse, agregó

Toshiba

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *