Freddie Gray prueba de fuego para la fiscal de Baltimore

La fiscal jefe de Baltimore, de apenas 35 años y que lleva menos de cuatro meses en el cargo, se enfrenta al mayor desafío de su carrera: decidir si las pruebas respaldan un proceso penal contra varios agentes de policía por la muerte de Freddie Gray.

La fiscal del estado Marilyn Mosby derrotó en las urnas a un asentado rival blanco tras prometer que exigiría responsabilidades a la policía. La procuradora acusó a su predecesor de ser demasiado blando con los agentes y estar demasiado desconectado de los ciudadanos de Baltimore. Mosby y su esposo, concejal de Baltimore, son negros y viven a unas cuadras de la empobrecida comunidad donde estallaron los disturbios el lunes tras el funeral de Gray.

Pero incluso sus partidarios creen que sus estrechos lazos con la comunidad no le evitarán críticas.

“Más vale que esté preparada. Va a ser un bautismo de fuego”, dijo J. Wyndal Gordon, un veterano abogado defensor de Baltimore que ha litigado contra agentes en casos sobre uso excesivo de la fuerza. “Cómo gestione esto definirá su mandato y su futuro en el cargo”.

Los seis agentes de policía quedaron suspendidos con sueldo mientras Mosby decide qué hacer. La policía le entregó su informe interno el jueves, pero la fiscalía realiza su propia investigación. La procuradora no ha dado un plazo para su decisión.

Mosby creció en Boston y conoció a su marido, el concejal Nick Mosby, cuando eran estudiantes en la Universidad de Tuskegee de Alabama. Tras trabajar en las fiscalías de Boston y Washington, se unió a la oficina del fiscal de Baltimore en 2005 y ascendió en el escalafón antes de marcharse para trabajar en una aseguradora. Derrotó al entonces fiscal Gregg Bernstein en las primarias demócratas del pasado junio y sólo afrontó una oposición técnica en las elecciones generales.

Su biografía oficial señala que es “la fiscal jefe más joven de una ciudad importante en Estados Unidos”.

“Es muy poco habitual una fiscal jefe tan joven como ella que vive en una comunidad con un alto índice de violencia. Eso es muy poco habitual y probablemente ella sea la única en todo el país”, dijo Nick Mosby. “Es de un barrio pobre, vive en un barrio pobre, conoce el barrio pobre”.

Mosby tiene tres opciones legales: presentar cargos contra los agentes, declinar los cargos o pedir una decisión de un jurado de instrucción.

En la práctica, es casi seguro que optará por la última opción, señaló Andrew Levy, abogado defensor en la ciudad y profesor adjunto en la Facultad de Derecho de la Universidad de Maryland.

Acusar a los agentes sin pasar por un jurado obligaría a la fiscalía a convencer a un juez de que hay causa probable de que se cometiera un crimen, un paso que los procuradores suelen evitar en casos que despiertan un gran interés.

Si no presenta cargos, podría parecer una traición para los manifestantes que tomaron las calles de la ciudad tras la muerte de Gray.

Mosby podría ofrecer una serie de opciones a un jurado de instrucción con posibles cargos como agresión, homicidio voluntario e involuntario, o incluso asesinato. Los jurados en los procesos penales de Baltimore tienden a desconfiar de los agentes de policía, una actitud que podría jugar en favor de Mosby si decide que los agentes cometieron un delito.

“La sabiduría popular sería que un jurado de instrucción de la ciudad de Baltimore no sería reacio a acusar a un agente de policía”, señaló Levy.

Algunos de los detractores de Mosby afirman que sus promesas electorales y su éxito político podrían poner en peligro la justicia del proceso por la muerte de Gray.

Warren Brown, un veterano abogado defensor de Baltimore que apoyó al rival de Mosby, dijo que la decisión de la fiscal quedaría ligada a las aspiraciones políticas del matrimonio Mobsy. Brown afirmó que la fiscal está bajo presión para acusar a los agentes de asesinato u homicidio voluntario por la muerte de Gray, algo que en opinión del abogado no respaldan las pruebas.

Tanto Brown como Ivan Bates, ex fiscal y actual abogado de defensa en Baltimore, expresaron su preocupación por la relación entre Mosby y el abogado que representa a la familia de Gray, Billy Murphy.

Murphy fue uno de los colaboradores de campaña más señalados de Mosby el año pasado, y en junio donó la cantidad individual máxima, 4.000 dólares. También formó parte de su equipo de transición tras los comicios, y Bates lo describió como un mentor para ella.

La oficina de Mosby no respondió a solicitudes de entrevistas. En un comunicado el jueves, la fiscal dijo que su oficina sigue investigando y pidió paciencia al público.

Cuando fue elegida en noviembre, Mosby dijo al diario The Daily Record que estaba emocionada por la oportunidad de “cambiar lo que ha ocurrido en la comunidad”.

“Vivo mi sueño de reformar el sistema de justicia penal”, dijo Mosby, hija y nieta de agentes de policía.

La alcaldesa, Stephanie Rawlings-Blake, expresó su confianza en Mosby el jueves y dio la bienvenida a otra investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, ahora dirigido por la fiscal general Loretta Lynch.

“Si, con el país observando, tres mujeres negras en tres niveles diferentes no pueden conseguir justicia y reparación para esta comunidad, ustedes dirán dónde vamos a conseguirla en nuestro país”, dijo la alcaldesa.

Freddie Gray

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *