Jameis Winston acusado de violación otra vez

Jameis Winston

La mujer que acusó al ex mariscal de campo de la Universidad de Florida State (FSU) Jameis Winston de violación sexual hace más de dos años, continuó su lucha legal el jueves al presentar una demanda civil en contra del jugador que se espera sea la primera selección del Draft de la NFL a finales de mes.

La demanda, presentada ante la Corte del 9no Circuito Judicial de Orlando, Florida, presenta a la ex estudiante de FSU Erica Kinsman como la demandante. La joven alega que Winston la agredió sexualmente en su apartamento fuera del campus en diciembre de 2012, de acuerdo a ESPN. En la demanda Kinsman acusa a Winston de agresión sexual, ataque, reclusión falsa e imposición de problemas emocionales.

Los abogados de Kinsman están solicitando al menos 15.000 dólares en perjuicios y que Winston sea juzgado por un jurado. En la demanda, publicada por el New York Times, se señala que la joven conoció al mariscal de campo en un bar en Tallahassee el 6 de diciembre de 2012. Luego de tomar un trago comprado por Winston, Kinsman se montó en un taxi y fue con él y dos personas más al apartamento del jugador.

Al llegar ahí, según los documentos legales, Winston la forzó a desnudarse y a mantener relaciones sexuales, en las cuales ella alega haberle pedido repetidamente que se detuviera, cosa que él no hizo. Uno de los compañeros de equipo de Winston, identificado como Chris Casher, es acusado de haber filmado la violación con su celular y después de unirse a la agresión sexual.

La demanda señala que la joven no reconoció que el agresor era el jugador de FSU hasta un mes después. En enero de este año Kinsman demandó a la Universidad de Florida State, asegurando que la misma no le concedió un ambiente propicio para recibir educación. Una investigación previa de la universidad había señalado que Winston no había violado el código de honor de los estudiantes, mientras que fiscales en Tallahassee habían negado presentar una acusación criminal en contra del jugador por falta de evidencias.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *