Ecos de viaje / La fuerza de la tradición

AUTOR: Adalberto Ríos GENERO: Nota Informativa
FUENTE: Reforma

Estos días adquieren importancia por el desplazamiento de miles de viajeros en busca de descanso y esparcimiento, pero también por las celebraciones que ponen de manifiesto algunas de las mejores cualidades de los mexicanos AL NORTE DE CUERNAVACA Santa María Ahuacatitlán es un pueblo al norte de Cuernavaca que, a pesar de su proximidad con la ciudad, mantiene su carácter.

Porfirio Díaz realizó paseos a caballo por los bosques de Santa María, lugar de sabrosas ciruelas y, desde luego, de aguacates. Cuna de Genovevo de la 0, general de Emiliano Zapata y uno de los pocos revolucionarios que murió de causas naturales, a los 76 años.

En Santa María Ahuacatitlán se levantó, en plena efervescencia de la Teología de la Liberación, un monasterio en el que estuvo enclaustrado el arquitecto Gabriel Chávez de la Mora, quien diseñó la Capilla de la Comunidad, un patrimonio de la arquitectura contemporánea de Cuerna vaca.

Los vecinos del barrio de Ramos de Ahuacatitlán celebran cada año el Domingo de Ramos.

FIESTA DE Y PARA TODOS Celebrar es una acción comunitaria; todos son partidpes, tanto para el trabajo como para compartir la comida y la música.

Este año, la mayordomía correspondió a doña Teresa López, quien incansablemente revisó que todo estuviera a tiempo: las hojas de maíz, la leña, la masa, el agua de jamaica y el tepache. Además, coordinó a más de 100 mujeres que preparaban tamales de frijol, atendían los comales de tortillas y daban la bienvenida a quien se presentara con arroz y adobo.

LA ORGANIZACIÓN COMUNITARIA Justo en la entrada de la casa de doña Teresa López estaba un altar y una mesa en la que se llevaba justa cuenta de la participación de cada persona. Ser mayordomo permite a las comunidades de raigambre indígena, en este caso nahua, percatarse de la capacidad de convocatoria, organización y qenerosidad del responsable.

Tuve el privilegio de probar y disfrutar la delicia del adobo, los frijoles y las tortillas del comal, y percatarme que la organización incluye una subdivisión de mayordomos. Según aparecía en un libro llevado con sumo cuidado, se consignaban mayordomos de tepache, de pollo, de arroz, de maíz y no sé cuántos más.

GENEROSIDAD YBONHOMÍA Asistirá la celebración de Ramos fue una bocanada de optimismo en graves momentos de nuestro país, sumido en la violencia por el poder y el enriquecimiento.
Me quedo con la muestra de respeto de una comunidad que reconoce a sus mayores, acoge sinceramente a todo el que se acerca, reconoce la importancia de interactuar y de la amistad, y sabe que la fama se logra con el desprendimiento y el servicio a los demás.

Las infinitas cazuelas de mole de cerdo de Santa María Ahuacatitlán son, sin duda, más grandes e importantes que las ilusiones que nos venden y agobian en campañas dispendiosas y desprestigiadas.

La Fuerza de la Tradición

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *