Edgar de Dios Fragoso y el juicio por lavado de dinero

Un empresario de música regional mexicana en el Sur de California se declaró el viernes no culpable de usar sus populares clubes nocturnos para lavar dinero del narcotráfico. El es Edgar de Dios Fragoso.

Edgar de Dios Fragoso, quien está libre bajo fianza, se presentó ante la jueza Jacqueline Chooljian y dijo en inglés que entendía sus derechos y las acusaciones en su contra.

“No culpable”, dijo Edgar de Dios Fragoso cuándo la jueza federal le preguntó cómo se declaraba.

Un jurado investigador lo acusó la semana pasada de siete cargos de lavado de dinero y un cargo de asociación ilícita por delitos presuntamente cometidos a través de sus clubes llamados El Rodeo, de acuerdo con la procuraduría federal en Los Angeles.

Los clubes, ubicados en Pico Rivera y Hacienda Heights, en el condado de Los Angeles, eran de los más populares de música regional mexicana. Habían recibido a grandes artistas como Luis Coronel y la fallecida Jenni Rivera.

Edgar de Dios Fragoso, de 38 años, estuvo acompañado por su novia, su padre, familiares y allegados, dijo su abogado Manny Medrano.

“El rechaza categóricamente todos los cargos”, dijo el abogado a los medios de comunicación.

La jueza transfirió el caso al juez George H. Wu y estableció la próxima audiencia para el 26 de marzo.

Edgar de Dios Fragoso fue arrestado el 23 de febrero y salió libre después de pagar una fianza de 100.000 dólares, de acuerdo con las autoridades federales.

Según la demanda, Edgar de Dios Fragoso trabajaba para un narcotraficante mexicano que importaba metanfetaminas a Estados Unidos. El nombre de este narcotraficante no ha sido divulgado.

El lavado de dinero comenzaba cuando el narcotraficante le daba dinero en efectivo proveniente de venta de metanfetaminas, de acuerdo con la demanda. Edgar de Dios Fragoso luego le devolvía los fondos en forma de pagos comerciales y servicios financieros, de acuerdo con documentos presentados en corte.

Edgar de Dios Fragoso también habría podido lavar dinero a través de la venta de sus propiedades y de eventos de promoción, agrega la querella.

Del 2011 al 2013, el costo de sus negocios aumentó y sus ganancias bajaron, lo cual es “consistente con lo que Fragoso dijo sobre el costo, que podría pasar costos como gastos de `promoción’, que podría estar relacionado a transacciones de lavado de dinero”, de acuerdo con la demanda.

Durante este período, el costo de bienes aumentó significativamente, de unos 600.000 en los dos primeros años, a un millón hace dos años. A la vez, sus ganancias bajaron en el mismo período, de cerca de 2,3 millones en los dos primeros años a 1,5 millones en el 2013, según las autoridades.

Los siete cargos de lavado de dinero derivan de giros de 200.000 dólares que Fragoso hizo a agentes encubiertos de la DEA y el Servicio de Rentas Internas.

De ser hallado culpable, Fragoso podría enfrentar una sentencia de hasta 20 años por cada uno de los cargos.

Edgar de Dios Fragoso

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *