Tamaulipas abandonado a su suerte

Qué habrá pasado en el ambiente político de la entidad que nuevamente la Federación decidió “abandonar” al estado de Tamaulipas a su “suerte”? Resulta que hace apenas unas horas la presidenta municipal de Matamoros Tamaulipas, población a la que paradójicamente le dicen La Heroica, Leticia Salazar Vázquez ha solicitado al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y al procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, apoyo en el tema de seguridad después de que hace más de una semana la ciudad fue prácticamente “bloqueada” por las bandas delictivas que se disputan “la plaza” y que se dedicaron a robar vehículos y camiones.

Asediada por las bandas criminales pertenecientes a varios cárteles como el del Golfo, cartel de Sinaloa y los temibles Zetas, Matamoros Tamaulipas se debate entre los “intereses” de los narcotraficantes que nunca se “han ido de la entidad”. Colindante al sur con la “boca” del Río Bravo y al norte con la ciudad estadunidense de Brownsville, Texas, Matamoros es el ejemplo vivo de una población perteneciente a un estado que ha sido “capturado” por las mafias del crimen organizado. La “atrofia” de sus instituciones favorece la presencia de las bandas delictivas que “controlan” todas las instancias gubernamentales de la localidad.

Con presencia en Chihuahua, Baja California y Tamaulipas los cárteles de la droga se han apoderado de la “vida” de quienes aún permanecen en la entidad. Hoy se informa que al cumplirse casi una semana del “recrudecimiento” de la violencia el gobierno federal ha movilizado “una vez más” fuerzas militares para reforzar las tareas de vigilancia y seguridad en el “corredor” que va de Reynosa a Matamoros, a pesar de que se dijo que desde hace nueve meses se aplica una estrategia “anticrimen” en todo el estado de Tamaulipas.

Llama la atención que la violencia, que en los últimos días ha dejado un saldo de 17 muertos en Tamaulipas, se desató dos semanas después del cambio del jefe de la Cuarta Región Militar que comprende además de esa entidad, los estados de Nuevo León y San Luis Potosí. Se trata de la llegada del general Miguel Ángel Patiño Canchola, a quien las “mafias” de la región no “quieren” al frente del Ejército en la zona. ¿Miedo?

Los “expertos” en la materia insisten en que la violencia de los últimos días la han desatado los grupos rivales del Cártel del Golfo, al grado de que se han tenido que parar clases y actividades laborales. A finales de la semana pasada una granada fue arrojada contra las instalaciones del Palacio Municipal de Matamoros y medios de comunicación locales han recibido amenazas.

A tal grado llegaron las cosas que la alcaldesa Salazar Vázquez publicó en su cuenta de Twitter un llamado a los pobladores a no salir de sus casas debido a la ola de violencia: “Si no tienen algo extraordinario que hacer en la calle, resguárdense en sus hogares con sus familias”, publicó la alcaldesa de Matamoros Tamaulipas.

Hasta las autoridades de Estados Unidos congregadas en el Consulado han sido cautas en su actuación. Su personal limita sus salidas únicamente para lo indispensable.

¿Qué fue lo que sucedió para que se “relajara” el operativo federal implementado desde hace nueve meses en todo Tamaulipas?

Hay sospechas de que la corrupción volvió a “hacer de las suyas” y los criminales “penetraron” de nuevo las estructuras gubernamentales de la entidad. De lo contrario no se explica la escalada criminal de la última semana. ¿No valdrá la pena rescatar a Tamaulipas del país como ha sucedido en Michoacán o Guerrero?

Tamaulipas

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *