Urgente el debate científico

No nos debemos amilanar ante las dificultades que nos amenazan, sino recuperar la entereza y el optimismo basados en el debate científico y razonado para civilizar al país, mediante mayor democracia y participación.

Expresó lo anterior el gobernador Graco Ramírez y agregó: “Los hechos contra la Normal de Ayotzinapa, lo que le sucedió a estos jóvenes, son expresión de lo que ya no queremos que se repita en el país; así como tampoco vamos a permitir que se abra una mina a un kilómetro de la zona arqueológica de Xochicalco, sólo porque a algún funcionario del pasado reciente, basado en las antiguas ‘patentes de Corzo’ se le ocurrió que podía disponer de ese patrimonio de la Humanidad, como si fuera negocio privado”.

Las palabras del mandatario fueron a propósito del homenaje ofrecido al antropólogo y sociólogo Rodolfo Stavenhagen, por parte del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Gobierno de Morelos, por los 36 años de trabajos de la Dirección de Culturas Populares (DGCP) que el mismo Stavenhagen fundó e impulsó; el acto tuvo lugar en la sala “Manuel M. Ponce” del Centro Cultural Jardín Borda.

La misma lucha por los derechos de los pueblos indígenas de todo México, sostenida por Rodolfo Stavenhagen en su vida como defensor del carácter multiétnico del país, –agregó Graco Ramírez– es la que animó al Gobierno de Morelos a presentar la iniciativa, que ya se encuentra en manos del Congreso, para elevar a municipios a las comunidades indígenas de la entidad, con base en su patrimonio cultural.

El homenajeado hizo un recuento de tres décadas de lucha en materia de reconocimiento a la autonomía de las expresiones indígenas y comunitarias; pugnas que lidiaron con el “indigenismo político” de los años ’70, los programas diseñados por “los mestizos e impuestos a los indígenas”, campañas oficiales “asimilacionistas e integracionistas”, pero ninguna que respetara la cultura propia de las naciones indígenas.

Fue en 2001 que se logró tal reconocimiento –narró Stavenhagen– con los cambios a los artículos 4º y 2º de la Constitución, con la aceptación de la multicultularidad de México, los derechos humanos y patrimoniales de las comunidades indígenas.

“Pero falta mucho por lograr, pues la violencia, los abusos, la corrupción de muchas autoridades, han propiciado casos como Ayotzinapa; por eso estamos indignados y enojados. Como dijera el Ejército Zapatista, –afirmó Rodolfo Stavenhagen– su dolor es nuestro dolor, su rabia es nuestra rabia”.

Sobre esa compartida indignación, Graco Ramírez, explicó en palabras del filósofo alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel: “la historia se repite a veces como tragedia y se vive como farsa…Por eso no nos dejemos llevar por el pesimismo, el que se aflige se afloja; no dejemos que aflore la violencia, sumemos a la indignación, el debate científico y la razón, por encima de las diferencias políticas, debemos contribuir a civilizar al país”.

En materia de preservación y promoción de las culturales populares de Morelos, Graco Ramírez mencionó que el Gobierno del Estado otorgó becas a noventa jóvenes de comunidades para continuar sus estudios, sin dejar de practicar el náhuatl, cantidad que se ampliará gradualmente a fin de fortalecer la identidad el patrimonio intangible de los pueblos indígenas morelenses.

Dirigiéndose a los artesanos y productores artísticos presentes, Graco Ramírez señaló que el Gobierno de Morelos promueve e impulsa su producción, basada en técnicas tradicionales y ancestrales, no sólo como el patrimonio cultural de Morelos, sino en su carácter de fortalecer los tesoros históricos como Xochicalco y el pueblo de Tetlama. En uno y otro –recalcó– “no vamos a permitir que se mancillen los valores tangibles e intangibles y vamos a ganar esta batalla”.

En el homenaje al también investigador del Colegio de México, Rodolfo Stavenhagen, participaron Lourdes Arizpe Schlosser, etnóloga del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM y Alejandra Frausto Guerrero, actual titular de la Dirección General de Culturas Populares del Conaculta, quienes exaltaron su trayectoria académica y docente “a favor de las minorías de México, Latinoamérica y del mundo”.

El mencionado reconocimiento incluye cuatro foros a realizarse durante esta semana, a partir de este lunes, en el Centro Cultural Jardín Borda, en Coyoacán, Distrito Federal y en la ciudad de Tijuana, con materias como “Culturas populares: desigualdad y revitalización”, “Los escenarios cambiantes del arte popular”, “Procesos de urbanización, cultura de jóvenes e identidad en la frontera” y “Cultura y políticas públicas en el contexto del siglo XXI”.

Urgente el debate científico
Urgente el debate científico

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *