María Susana Flores, su trágica historia con el narcotráfico (parte 7)

El 23 de noviembre Susy le dijo a su madre que viajaría en su camioneta a Guamúchil para el cumpleaños de su primo pequeño.

Un grupo armado estableció un retén en el poblado de Caitime y comenzó a pedir identificaciones e inspeccionar los vehículos que paraba en una carretera flanqueada por campos de maíz y sorgo.

Una mujer llamó al ejército a las 9:30 de la noche. Se despachó una unidad de fuerzas especiales de una base vecina. El área se la disputaban las fuerzas del Cholo y una banda rival, encabezada por Fausto Isidro Meza, conocido como el “Chapito”.

Los soldados llegaron a las 5 de la mañana y encontraron varias camionetas frente a una casa custodiada por individuos armados. Algunos integrantes del narcotrafico huyeron hacia una camioneta blanca y otros comenzaron a disparar más adelante en una residencia vecina usada como refugio. Uno de los bandidos murió.

La camioneta que había escapado fue perseguida por otro grupo de soldados. Los hombres en ésta, quienes disparaban a los soldados, rápidamente se apoderaron de otro furgón estacionado en el camino, y siguieron su escape en dos. Fue entonces que la primera, la camioneta blanca, se detuvo y bloqueó la autopista para permitir que la segunda escapase rumbo a las oscuras montañas de la Sierra Madre.

A medida que los soldados se acercaban a la camioneta que sirvió como trinchera, una joven con blusa amarilla y mallas negras salió de ella sosteniendo un rifle AK-47, mientras continuaba el tiroteo entre los pasajeros y soldados. Testigos dijeron que gritó: “¡no disparen!”.

Pero los soldados abrieron fuego. Susy fue alcanzada en el cuello y se desangró en tres minutos, mientras helicópteros sobrevolaban el lugar justo antes del amanecer.

Ese día fueron detenidos cuatro individuos, supuestos miembros del Cártel de Sinaloa, aunque el ejército no dio detalles de la balacera.

La policía afirmó que Susy había sido obligada a bajar del auto para servir de escudo humano. Pero un fiscal federal afirmó que en sus manos había pólvora. Informes de los militares emitidos esa noche, no obstante, no dicen que ella haya disparado el fusil y otros funcionarios estatales y federales afirmaron que los soldados no vieron a una mujer disparando.

Un soldado declaró que había visto al Cholo durante la balacera, y que él había escapado.

María Susana Flores, su trágica historia con el narcotráfico (parte 7)
María Susana Flores, su trágica historia con el narcotráfico (parte 7)

¿Quieres leer la serie completa? Da click en María Susana Flores

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *