María Susana Flores, su trágica historia con el narcotráfico (parte 2)

Un estado rico en siembra de maíz y tomate, Sinaloa es el lugar donde nació Joaquín “El Chapo” Guzmán, el jefe del Cártel de Sinaloa, uno de los hombres más ricos de México y también de los maleantes más buscados del mundo.

Las guerras internas del cártel por el comercio de la cocaína, las metanfetaminas y la marihuana le dieron al estado una de las tasas de asesinatos más altas de México. El negocio enriqueció a mucha gente. Miles de sinaloenses participan, a sabiendas o no, en la economía del narcotráfico y abundan las personas que se dicen “agricultores” o “comerciantes” que en realidad colaboran con esa industria clandestina. Miles más, desde contadores hasta propietarios de bares y músicos, tampoco pueden escapar a los tentáculos de los cárteles.

En el estado cuya costa comparten el Pacífico y el Golfo de California, los ajustes de cuentas entre bandidos son tan comunes como los accidentes automovilísticos y en muchos barrios surgen monumentos o altares en honor a jóvenes víctimas de la violencia. El principal cementerio de la capital estatal Culiacán tiene numerosos mausoleos con cúpulas doradas, escaleras en espiral y balcones con herrería elegante.

La ciudad está llena de centros comerciales con negocios que cierran constantemente y restaurantes vacíos conocidos como “narco plazas”, que son meras herramientas para el lavado de dinero. En las afueras de la ciudad, en tanto, hay moteles al estilo Las Vegas, con réplicas de la Torre Eiffel y de la estatua de la Libertad.

A lo largo y ancho de sus paisajes florecen las hermosas reinas de belleza. El cetro de Miss México ha sido ganado siete veces por mujeres de Sinaloa. Y entre las reinas de belleza y los mafiosos del narcotráfico ha habido una atracción mutua desde que el comercio ilegal de drogas prosperó en el estado.

“¿Quieren reinas que no se vinculen con ciertas actividades dominantes o que no se manchen de pueblo? Habría que buscarlas en el cielo”, manifestó Neri Córdova, profesor de una universidad local y autor de “La Narcocultura: simbología de la transgresión, el poder y la muerte”.

La última esposa del Chapo fue una reina de belleza.

Miss Sinaloa 2008 tuvo que renunciar a su corona luego de que las autoridades la encontraron a ella y su novio, un supuesto líder narcotraficante, con un arsenal de armas y pilas de dinero en efectivo, en un episodio que inspiró la película mexicana “Miss Bala” del 2011.

Susy también se enamoró de un traficante tan violento que alcanzó contornos legendarios, al punto de que se le menciona en narcocorridos, la música que glorifica a los traficantes de drogas.

“Saben que no perdono”, dice una canción. “A veces soy sanguinario/ Los hago pedazos/ Me gusta hacerlo a mi modo”.

María Susana Flores, su trágica historia con el narcotráfico (parte 2)
María Susana Flores, su trágica historia con el narcotráfico (parte 2)

¿Quieres leer la serie completa? Da click en María Susana Flores

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *