Economía sin dolor – Creando clusters

Economía sin dolor - Creando clusters
Economía sin dolor – Creando clusters

Todos hemos observado en algunos lugares de nuestras ciudades una extraña concentración de negocios del mismo tipo. Por ejemplo, en la Ciudad de México en la calle Artículo 123 pueden encontrarse elementos para plomería, en tanto que en Victoria hay tiendas de materiales eléctricos cuadra tras cuadra. De manera notable hay boutiques de lujo prácticamente puerta tras puerta en avenida Mazaryk y tenemos distribuidoras de automóviles ubicadas a lo largo de avenida Universidad.

Estas agrupaciones de negocios similares tienen una ventaja económica: cuando un cliente busca un producto específico es más fácil encontrarlo si tiendas similares están juntas. Esto hace que el número de consumidores de ese mercado en particular se concentra en esta zona, y por lo tanto sea más conveniente para todos los vendedores en el mercado más amplio, y también para los compradores.

Esto que hemos observado en algunas ciudades, también ocurre a nivel país. Empresas que se tienden a agrupar en ciertas regiones del mismo, para con ello generar economías de escala y poder tener ventajas todas juntas, aunque sean negocios independientes y hasta competidores. Cuando se identifica adecuadamente un cluster, las ventajas para los participantes pueden ser mayores.

Así, el estado de Querétaro se está convirtiendo en un nodo especialmente enfocado en la industria aeronáutica y aeroespacial: se fabrican ahí turbinas para aviones de Airbus o de Boeing, se están instalando plantas para mantenimiento y construcción de helicópteros, hay 28 empresas aeroespaciales en ese estado. Por su parte, Jalisco se está volviendo una sede enfocada en software y productos tecnológicos; la zona de Aguascalientes se centra en la producción automotriz con fábricas de distintas marcas, que integran autopartes de cientos de pequeñas empresas especializadas. Así, distintas regiones del país se van especializando con las economías de escala que esto tiene.

El desarrollo económico del país podrá hacerse más y mejor en la medida en que este fenómeno de la agrupación de empresas similares o clusters se reconozca y apoye. Si los gobiernos preparan a su población para atender a ciertas empresas especializadas podrán atraerlas con mayor facilidad a su territorio. En nuestro país es tiempo de hacer las cosas de manera diferente, aprovechar el cambio de gobierno para hacer un cambio hacia nuevos paradigmas, y reconocer que no debemos hacer todo en todo el territorio, sino especializarse por zonas aprovechando las ventajas locales.

Gonzalo J. Suárez P.,
Editor de Dichos y Bichos, http://gjsuap.com
En Twitter, @gjsuap

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *