Qué Pasaría?

elecciones 2012 y los que tienen titulo

Por: @lydia70c

Cualquiera de nosotros cuando estudiamos una carrera universitaria para poder ejercer necesitamos un título (bueno si en la idealidad) para lo cual nos aplican un examen profesional.

Que pasaría si para ser presidente de este país hiciéramos lo mismo. En los temas a evaluar estarían por supuesto economía, energía, comunicación, y sobre todo historia mundial y de México.

Dicen los que saben que los que conocen su historia evitan cometer los mismos errores. Que pasaría si todos los precandidatos se dedicaran a estudiar a los presidentes desde Guadalupe Victoria hasta Felipe Calderón. Independientemente de creencias políticas, religiosas o sexuales. Me parecería un ejercicio interesante.

No debemos olvidar que los candidatos presidenciales también son humanos, con sus paradigmas personales que los han llevado a ser lo que son. Que conociendo sus capacidades e incapacidades procurarían (también en la idealidad) rodearse de gente que cree un efecto sinérgico para poder potencializar las fortalezas.

Que aprenderían del error de diciembre, que aprenderían de los movimientos insurgentes por los que ha pasado el país, que aprenderían de la huelga de Cananea, independientemente de las efemérides y los hechos que todos conocemos.

Serviría para poder tener mejores candidatos, saber de donde venimos nos ayuda a saber a donde vamos, ¿no es así? Nos serviría como país. Yo creo que si.

La pregunta que más importante sería ¿Por qué quieres ser presidente? Y ¿Cómo vas a lograr tus objetivos? La primera una respuesta mínimo de 5 cuartillas, sin que se puedan repetir las ideas, porque las primeras 3 serán meramente de populismo, cuando se les terminen las ideas populistas quizá podamos conocer en realidad las razones que los están impulsando.

Una idea más comercial, meterlos a una casa como la de Big Brother, imagínense a todos encerrados sin contacto con el mundo exterior y teniendo que convivir las 24 horas, sin asesores, saber lo que piensan en los momentos más obscuros, cansarlos, no dejarlos dormir, estresarlos y ver como reaccionan (si se que suena a experimento de laboratorio cruel, pero honestamente si se me antoja).

Eso quizá nos de una idea de cómo reaccionarían, además de darnos muchas horas de ??sana diversión?, imagínense a Enrique y a Ernesto hablando de libros, Santiago diciéndoles a todos todo el tiempo que no se peleen y todos esperando que Josefina les haga de comer porque sería la señora de la casa. Y Andrés Manuel prodigando amor y más amor.

Claro, es solo una loca y absurda opinión.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *