Ebrard un moderno señor feudal

el moderno señor feudal

Beatriz González Rubín

En el feudalismo, los ??Señores? gobernaban como monarcas sus feudos (tierras). El Señor tenía autoridad y poder económico sobre sus siervos, los cuales pagaban una serie de impuestos a los dueños de la tierra. Se cobraba por el uso del horno, de las herrerías, de los molinos; peajes a las mercancías; uso de bosque, derecho de caza y el ampliamente conocido derecho de pernada donde el señor feudal pasaba la primera noche de boda con la novia.

En la actualidad la canción ??Como hemos cambiado?? difícilmente se aplica.

Después de una semana de crisis donde las citas se acabaron, los sistemas se colapsaron y los funcionarios se volvieron locos, nuestro querido gobierno del Distrito Federal tuvo a bien dar una prorroga a los ??morosos? de la tarjeta de circulación con chip.

Hagamos cuentas, año con año tenemos que verificar el coche dos veces, el costo es:

Certificado de Verificación tipo “Cero” $288
Certificado de Verificación tipo “Doble Cero” $575
Ahora, la tarjeta de circulación que tendrá que renovarse cada tres años cuesta $299 pesos.

No hay que olvidarnos de la bendita tenencia, un impuesto que supuestamente iba a ser eventual y se ha convertido en una pesadilla. Los costos varían dependiendo del coche que manejas, en mi caso pague 2, 500 pesos, tomando en cuenta que es un auto de varios años atrás. Si tienes la fortuna de tener un auto nuevo y de lujo, el pago aumenta de una manera impresionante.

Todas esas cantidades son simplemente por tener algo en que transportarse en esta ciudad cien por ciento caótica. Le podríamos sumar, la licencia, el pago por el uso de nuevas vías, como será la super vía que actualmente se encuentra en construcción, y demás situaciones.

Sería maravilloso que todos esos impuestos se vieran reflejados en calles y avenidas perfectamente pavimentadas, en transporte digno y eficaz, en seguridad en la ciudad. Pero no es así, pagamos y pagamos, cada día inventan nuevas maneras de sacarnos el dinero, la gente está enojada, deprimida y desesperada.

Y lo más triste del caso es que no nos queda de otra. ¿Hay alguna diferencia entre aquellos señores feudales que vivían a costillas de sus súbditos y nuestros modernos gobernantes? Yo no la encuentro?bueno debemos de dar gracias que el derecho de pernada ya no está vigente (por lo pronto), quien sabe si en algún tiempo vean conveniente volverlo a poner de moda. En fin, sigamos pagando como si fuéramos de primer mundo para vivir en una ciudad de tercera.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *