Una manita de gato

una manita de gato, como no

¿Les suena familiar el título de este post? A mi sí, siempre que me voy a arreglar digo que voy a darme una manita de gato, cuando visito a mi amiga @ClauEscamilla a su salón, dice que llego a enderezado y pintura.

Cuando pensaba en el tema del que hablaría esta semana, me crucé con varios especímenes femeninos. Ustedes, los que me conocen personalmente, saben que yo salgo combinada de pe a pa, siempre presentable, claro, con mis respectivos zapatos o sandalias de tacón (lo que sirva para verme más alta). Digamos que me gusta verme bien, en cualquier tipo de situación, no se diga cuando tengo que visitar un cliente o tengo que dar alguna capacitación, a clientes o a mis demás compañeros de trabajo, la presentación de una persona, no solamente como mujer, es muy importante; solamente cuando me siento mal es cuando podrán encontrarme ??desarreglada?.

La semana pasada hablaba sobre los zapatos, pero no solo los zapatos hablan, también la manera en que nos presentamos antes los demás, pero no hay que exagerar, cada situación es diferente, y cada quien sus gustos; lo que si no puedo soportar es ver a alguien de un nivel de gerencia para arriba en pantalones tipo cargo o en pantalón de mezclilla y blusa camisera con una cola de caballo y la cara lavada, si trabajaras en ??campo? estaría bien, pero si estas en una oficina y quieres ir sencillo y cómodo, hay muchos tipos de ropa que no necesariamente parece que vas a trabajar en el jardín de tu casa. No me lo tomen a mal, soy partidaria de vestir cómoda, pero hay mucha diferencia entre cómodo para andar en casa y/o de fin de semana, a cómodo para ir a trabajar, tomando en cuenta que lo principal es estar limpio y presentable, pero como dice Koko, hay niveles.

Odio que se hagan distinciones por la manera en que estamos vestidos, en mi casa me han enseñado que todos somos iguales y por lo tanto todos tenemos el mismo valor; entonces, vestir una marca reconocida no te va a cambiar, te tratan diferente pero seguirás siendo la misma persona. En lo personal, no importa la marca de la ropa que uso, con que me guste, la compro, igual no importa en donde la adquirí (lo confieso, me gusta ir al mercadito a ver que veo y se me pega, algunas veces se consiguen cosas bastante interesantes, además de que la comida es deliciosa). A lo que voy es, no importa que tus pantalones cargo sean Dolce & Gabbana, no son para ir a trabajar a la oficina.

Chicas, por favor pónganse un poquito de maquillaje, si por el calor se corre, busca una marca y tipo que no se corra, para todo tipo de piel y clima existe el maquillaje perfecto, sólo es cuestión de buscarlo y encontrarlo; porque si no eres menor de 18 años, las desveladas, la alimentación y la hidratación o la falta de, se notan de inmediato; debo confesar, que ya estoy en una edad en la que no puedo salir a la calle al natural, tengo que usar un maquillaje que parezca que no me maquille, digamos, lo más natural posible. Mi bisabuela, en paz descanse, al levantarse se pintaba sus chapitas, un poco de rímel se pintaba los labios y salía? ¡A barrer la calle! No hay excusas para vernos bellas siempre, los chicos lo agradecerán.

Y como siempre, les recuerdo que como nos sentimos es como nos vemos, así que si nos sentimos guapísimos, nos veremos guapísimos, la belleza interior siempre se verá reflejada en nuestro exterior, pero no está de más darnos una ayudadita para vernos mucho mejor.

Lo siento, pero soy una persona muy visual y tenía que escribir esto después de ver a un@s cuantos. Me encantaría leer sus opiniones.

Tania Garza, Lic. En Administración, ferrocarrilera, malvadina, biónica y casi siempre diva.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *