Elba Esther y la tabla del? ¿2?

En una ciudad de provincia, de cuyo nombre no quiero acordarme para no quemar a los habitantes: hace unos meses fui invitada a regularizar a unos chicos de primero de secundaria que van reprobando español, lengua materna de los mexicanos.

Mejor ni hablar de las instalaciones de la escuela oficial ??si a mí se me iban las ganas de instruir en semejante pocilga, ya imagino el ánimo invernal de los entumecidos chamacos??, pero qué tal mis ejemplares alumnos: un mocoso de doce años con el cuello tatuado, una escuincla golpeadora que va para guarura o granadera o Ministerio Público; otro chavo con problemas de memoria por inhalar sustancias de venta legal (cemento, adhesivos, etcétera)… ya qué digo sobre el pobre niño de tercero que, según la profesora encargada, estaba ahí porque nomás no sabía ??nada de nada?.

Comencé la primera clase con un repaso de las reglas de acentuación ??agudas graves esdrújulas, ene ese o vocal??, pero los estudiantes no distinguían un sustantivo común de uno propio; en clases posteriores vi que de plano piensan que ??árbol? es un verbo porque denota acción (?).

A la hora del receso fui al salón de matemáticas: el profesor no dejaba salir a un chico que leía sin parar el consabido ??dos por uno, dos; dos por dos, cuatro?; veinte minutos después, por increíble que parezca, el pobre niño seguía sin aprenderse la tabla de multiplicar.

El profesor, quien ha sido docente durante más de treinta años, dijo que en provincia es de lo más normal aprobar a los alumnos aunque apenas sepan escribir su nombre, y así pasan a preparatoria aunque deserten luego de algunos cuantos semestres?

Y mientras el Secretario de Educación Pública culpa a los padres de familia y éstos al Sindicato de Elba Esther Gordillo, la juventud prefiere ser ni-ni o buscar chamba de narcomenudista y hasta de sicario. ¿Pero a quién le importa, si México es el país donde no pasa nada?

Jéssica de la Portilla Montaño AKA *Gina Halliwell*,
www.TodoMePasa.com
https://twitter.com/TodoMePasa

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *