Dossier Wikileaks: El refugio Wikileaks

Cuando Amazon dejó de prestar servicios de red a WikiLeaks después de que el senador demócrata Joe Lieberman pidió a los servidores de internet que le negaran su apoyo, la organización que dirige Julian Assange encontró refugió en un búnker antinuclear de Suecia.

Fue así como desde los primeros días de diciembre el portal que difunde la filtración de cables diplomáticos atribuida al estadunidense Bradley Manning, pudo alojar sus dos servidores en uno de los más espectaculares centros de datos del mundo, cavado bajo 30 metros de roca de granito del Parque de la Montaña Blanca, en la capital sueca.

Porque en aquel país europeo, que durante la Segunda Guerra Mundial construyó el refugio en espera de una invasión nazi que nunca llegó, WikiLeaks encontró dos aliados inesperados: un empresario y el líder de uno de los partidos políticos de más rápido crecimiento en Europa, el Pirata.

??Los dos pequeños pero potentes servidores de WikiLeaks no ocupan mucho espacio. Puestos uno encima del otro alcanzan una altura de unos 15 centímetros y un ancho similar al de un teléfono de escritorio?, dijo a Excélsior Jon Karlung, presidente del consejo de administración del centro de datos ISP Bahnhof Internet AB, vía telefónica desde la capital sueca.

De ese modo, la organización mediática de Assange opera desde el búnker que la firma Albert France-Lanord Architects transformó en un complejo futurista que Trend Home Design equiparó con los recintos interestelares de la película Odisea 2001 del Espacio, de Stanley Kubrick, y con los refugios de los villanos de las películas de James Bond, el Agente 007 de los setenta.

Ubicado en una zona emblemática de Estocolmo, el recinto que se extiende sobre una superficie de 366 metros cuadrados, cuenta con viejos motores de una embarcación nazi que aportan energía de respaldo a los 8 mil servidores allí alojados.

??Decidimos recibir los servidores de WikiLeaks desde agosto porque estaban bajo amenaza de ser expulsados por un proveedor de servicios al que empezaban a incomodar. Entonces nos dirigimos a la prensa y a la televisión y dijimos que queríamos albergar el portal que necesitaba un hogar?, dijo a Excélsior el líder del Partido Pirata de Suecia, Rick Falvinge desde Estocolmo.

El líder del movimiento político de base que más miembros menores de 30 años ha afiliado en Europa y en 46 países del mundo, incluido México, explicó que tomaron la decisión porque sabían que era más difícil que las autoridades actuaran en contra de una organización política en tiempo de elecciones.

??Así el precio político que tendrían que pagar iba a ser más alto que el que pagarían si actuaran únicamente contra un portal provocador?, dijo.

Pero al ser consultados sobre las motivaciones que llevaron a un empresario y al líder de un partido político a sumar esfuerzos para mantener con vida a WikiLeaks, ambos dieron sus razones:

??Fui periodista antes de ser empresario y por eso estoy convencido de que internet es una poderosa herramienta para la libertad de expresión y la comunicación?, dijo Karlung.

Y agregó que eso lo motivó a empezar su negocio hace más de 15 años cuando Bahnhof era el primer proveedor de internet de Suecia. ??Nuestros clientes pueden estar seguros de que vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para proteger su integridad. No vamos a ser como Amazon que abandona a sus clientes cuando ya no le convienen?, abundó.

Karlung relató que añora los años previos a internet cuando era impensable que el cartero rompiera el sobre para leer la correspondencia ajena.

??Sólo proporcionamos la infraestructura física?, abundó.

Anticipó que cumplirá las leyes de Suecia, pero que defenderá la privacidad con la ley.

Por su parte, Falvinge explicó su apoyo decidido a Assange por considerar que ese tipo de personajes hacen la diferencia, y que eso le da mayor empatía con Los Piratas, que tiene el empuje de los ambientalistas hace 40 años.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *