Pueblos Fantasmas, donde asustan los vivos y no los muertos.

‚??La Secretar√≠a de Turismo del Gobierno de la Rep√ļblica oficializ√≥ este mi√©rcoles el nombramiento de Mier, Tamaulipas, como nuevo integrante del Programa Pueblos M√°gicos; convirti√©ndose as√≠, en el primero ubicado en la Frontera Norte del pa√≠s.‚?Ě

El 5 de diciembre del 2007 se podía leer en algunos diarios la excelente noticia. El nombramiento era relevante para la comunidad del lugar, ya que de esa manera se incrementaban los flujos turísticos que generaban inmediatamente nuevas fuentes de empleo, mejor infraestructura y por lo tanto mayores ingresos.

Ciudad Mier se un√≠a a P√°tzcuaro, Tlalpujahua y Cuitzeo, Michoac√°n; √Ālamos, Sonora; Cosal√°, Sinaloa; Tequila, Tapalpa y Mazamitla, Jalisco; Valle de Bravo y Tepotzotl√°n, Estado de M√©xico; Huasca de Ocampo y Real del Monte, Hidalgo; Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende, Guanajuato; Comala, Colima; Izamal en Yucat√°n y Santiago, Nuevo Le√≥n, por nombrar s√≥lo algunos .

S√≥lo tres a√Īos duro el gusto, ahora Ciudad Mier se ha convertido en un pueblo fantasma, en donde hubo un √©xodo masivo debido a la violencia, actualmente la gente poco a poco, como a gotas, empieza a regresar a su tierra, pero lo m√°gico se ha perdido.

Mier no es el √ļnico lugar que sufre de violencia en el pa√≠s. Simplemente echemos un vistazo a las noticias de la semana que acaba de terminar: cuarenta horas de balacera en Michoac√°n; diez muertos en Jalisco durante la fiesta de la Virgen de Guadalupe Tecalitl√°n; un hombre ejecutado en un bar en Santiago Nuevo Le√≥n; en el poblado de Llano Largo Guerrero, se encontr√≥ el cuerpo sin vida de un polic√≠a de tr√°nsito con huellas de tortura; en Culiac√°n, Sinaloa fue localizado el cuerpo de un joven atado de pies y manos y con un tiro en la cabeza‚?¶ y podr√≠amos seguir, ya que es un hecho, que s√≥lo sabemos parte de lo que sucede, las noticias son filtradas y se nos da la informaci√≥n ‚??necesaria.‚?Ě

Recuerdo claramente que hace poco tiempo, los chilangos nos quej√°bamos amargamente de las condiciones de vida de nuestra ciudad: tr√°fico, inseguridad, agresiones cotidianas, contaminaci√≥n. Muchos de nosotros dese√°bamos conseguir un buen trabajo en provincia, huir para llevar una vida tranquila, segura, y menos conflictiva. Fueron s√≥lo unos cuantos afortunados los que hicieron su sue√Īo realidad. Tristemente ese sue√Īo se ha convertido en una pesadilla, ya instalados, tal vez con sus ahorros invertidos en un negocio, la situaci√≥n se empez√≥ a complicar hasta llegar a convertirse en lo que es ahora.

Y es justo en este momento, en que los ‚??defe√Īos‚?Ě nos preguntamos: ¬ŅY ahora para donde corro? Y la respuesta es: Para ning√ļn lado. Esto es lo que tenemos, una ciudad terriblemente complicada e insegura, pero a la vista, y por lo poco que sabemos, no es un territorio que el narco pelee.

Si correemos con suerte, solamente nos asaltaran, se meter√°n a nuestra casa y nos quitaran el trabajo de muchos a√Īos. (Esperemos no ser parte de la estad√≠stica de los secuestrados y asesinados).

Frente a nosotros est√°n todos aquellos que se supone velan por nuestros intereses: diputados, senadores, magistrados, jefes de gobierno, presidentes, quienes en unos d√≠as gozaran de unas ‚??merecidas vacaciones‚?Ě, seguramente en una playa de moda o por qu√© no, en el extranjero, eso s√≠, cuidados por un cuerpo de seguridad que los protege de los malhechores, ya que no les puede pasar nada, tienen que regresar sanos y salvos para seguir cumpliendo sus obligaciones.

Y mientras tanto nosotros hacemos planes en la medida de lo posible, para pasar una navidad digna, escribiendo cartas a ese gordo risue√Īo que se dedica a cumplir los sue√Īos de los ni√Īos. Cartas y cartas donde pedimos paz, seguridad y sobre todo, que se acabe la violencia que hoy nos gana la batalla, para que en poco tiempo los pueblos m√°gicos recobren su luz, su encant√≥ y sobre todo, a su gente, que es la que los hace m√°gicos.

http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/86293

Beatriz González Rubín

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *