Los legalizados con el ‚??Dream Act‚?? ser√°n l√≠deres de EU

El secretario de Comercio de EU., Gary Locke, defendi√≥ hoy la aprobaci√≥n del Dream Act, que permitir√≠a regularizar el estatus migratorio de decenas de miles de j√≥venes indocumentados, con el argumento de que, entre ellos, est√°n algunos de los “futuros l√≠deres” del pa√≠s.

“Estos ni√Īos ser√°n nuestros pr√≥ximos doctores, profesores, cient√≠ficos o emprendedores”, afirm√≥ Locke en una rueda de prensa telef√≥nica, en la que estuvo acompa√Īado por rectores de varias universidades de EU.

“Es un incre√≠ble talento que no puede ser desperdiciado”, recalc√≥ Locke.

Locke se unió así a los llamamientos de otros miembros del gabinete del presidente estadounidense, Barack Obama, como la secretaria de Seguridad, Janet Napolitano; la secretaria de Trabajo, Hilda Solis, o el secretario de Educación, Arne Duncan, para que el Dream Act sea aprobado.

Por su parte, el rector de Miami-Dade College, Eduardo Padr√≥n, afirm√≥ que la aprobaci√≥n de la ley es “terriblemente importante” y calific√≥ los argumentos en contra del Dream Act como “miopes, ya que los beneficios a largo plazo son inmensos”.

“El Dream Act puede reducir en los pr√≥ximos a√Īos el d√©ficit, a trav√©s de la creaci√≥n de oportunidades de trabajo y el pago de impuestos”, agreg√≥ Padr√≥n.

El consejero de la Universidad de California, Gene Block, respald√≥ igualmente la propuesta como “un imperativo moral y econ√≥mico, y no una cuesti√≥n pol√≠tica”.

“Es simplemente cuesti√≥n de hacer lo correcto”, precis√≥ Block.

Los republicanos, sin embargo, consideran que el Dream Act es un “plan de amnist√≠a”, que incidir√≠a en el abultado d√©ficit del pa√≠s, ya que estos estudiantes podr√≠an solicitar becas y ayudas estatales.

El senador republicano Jeff Sessions, de Alabama, calific√≥ el texto presentado por los dem√≥cratas como “imprudente” al afirmar que los criterios de selecci√≥n eran demasiado amplios.

El proyecto, que fue presentado por primera vez en el Congreso en 2001, fue bloqueado de nuevo en septiembre de este a√Īo.

El senador demócrata Harry Reid anunció esta semana que después de realizar algunas modificaciones en el texto para conseguir atraer el apoyo de algunos republicanos, tratará de someter de nuevo a votación el Dream Act .

Algo que, no obstante, parece improbable ya que este miércoles los 42 senadores republicanos firmaron una carta en la que prometieron bloquear cualquier votación hasta que el Gobierno aprobara la ley de gastos del presupuesto y se permitiera la extensión de los recortes fiscales a todos los contribuyentes.

Para el presidente del Partido Dem√≥crata, Tim Kaine, “el Dream Act est√° basado en dos principios b√°sicos: que los hijos de inmigrantes ilegales no pueden ser penalizados por las acciones de sus padres, y EE.UU. se ha hecho m√°s fuerte gracias al trabajo de los inmigrantes que han luchado por tener una vida mejor”.

Seg√ļn el Migration Policy Institute (MPI), 2,1 millones de j√≥venes inmigrantes ilegales podr√≠an ser elegibles para solicitar el estatus bajo esta ley que est√° pendiente de aprobar en el Congreso, aunque calculan que s√≥lo el 38 por ciento lo conseguir√≠a.

Esta cifra representa que cerca de 825.000 jóvenes que llegaron a EE.UU. con sus padres inmigrantes indocumentado podrían tener un título universitario o alistarse en el Ejército de EE.UU.

Las condiciones para ser elegible son: haber entrado a EU. antes de los diecis√©is a√Īos, tener al menos cinco de estancia en el pa√≠s y haberse graduado de secundaria o su equivalente.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *