Desarrollo deprepdador y protestas en la COP16

Con saldo blanco, grupos sociales de México y otras naciones concluyeron su marcha por la ciudad sede de la COP-16, en la que se hizo un homenaje a un sudcoreano que hace siete años se suicidó en este balneario durante una reunión de la OMC.

Bajo un intenso calor de más de 30 grados, casi mil inconformes con el actual régimen económico mundial se desplazaron por dos kilómetros de la Avenida Tulum, en una movilización que duró aproximadamente una hora.

La marcha estuvo integrada mayoritariamente por miembros de la organización Vía Campesina y desquició por algunos momentos el tránsito vehicular en esa zona, pero el impacto fue breve.

Bien organizados y esencialmente pacíficos pero firmes en sus protestas, los manifestantes llegaron a una zona verde adyacente al inicio de la vía de la zona hotelera, en donde se instalaron.

Allí, distintos oradores manifestaron sus posturas contra el neoliberalismo, los países desarrollados y las grandes empresas que con sus actividades contaminan al planeta.

Lanzaron arengas contra las autoridades de todo el mundo, pidieron regresar el poder a la gente y la aplicación de la justicia para quienes han agraviado al medio ambiente, así como la liberación para los que ellos consideran presos políticos.

También recordaron la labor del productor agrícola Lee Kyung Hae, quien el 10 de septiembre de 2003 se quitó la vida con un navajazo en el pecho justo en esa misma zona, cuando no pudo traspasar un retén policiaco.

??El compañero Lee no se inmoló ni se quitó la vida, se sacrificó por los hermanos trabajadores del campo de todo el mundo?, sostuvo uno de los oradores, al recordar el suceso ocurrido en el marco de la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) 2003.

??Lee, hermano, tú eres mexicano?, gritaron en constantes arengas los participantes del acto, que concluyó poco después con la entrega de flores en memoria del malogrado activista asiático.

En su paso por las calles de Cancún, los inconformes tuvieron un comportamiento civilizado, si bien irrumpieron en algunos predios privados en los que con solventes y mezclas contaminantes, colocaron cartulinas y carteles con leyendas afines a sus ideologías.

Al término del homenaje a Lee Kyung Hae, la marcha prosiguió detrás de un camión con la efigie del sudcoreano y regresó al sitio de donde había partido.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *