México, Estado secuestrado por el Terrorismo.

Felipe Calderón Hinojosa recorría la Semana Nacional PyME en Ciudad de México este viernes y sonreía a las cámaras de los medios. Paseaba junto con el Secretario de Economía, Bruno Ferrari y platicaba con los responsables de las diferentes áreas del pabellón de emprendedores en el Centro Banamex de la Ciudad de México.

Simultáneamente se daban en Matamoros, Tamaulipas eventos que preocupaban a la población. Una balacera que duraría horas pondría en jaque a los locales. Elementos de la Marina Armada de México y del Ejército Mexicano luchaban a fuego contra el grupo de sicarios ??Los Escorpiones?. Pocas horas después se daría a conocer a través de Alejandro Poiré la muerte de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, ??Tony Tormenta?. El Cártel del Golfo se quedaría entonces acéfalo.

Tras la noticia, de la que Calderón se regocijaba como un éxito más de la lucha contra el crimen organizado en su gobierno, se dieron acontecimientos en respuesta a la noticia. Balaceras en Monterrey que se difundieron por Twitter, incendios en gasolineras de Michoacán, y a la par se informaba de la fosa clandestina en Acapulco de la que varios de los cuerpos corresponderían a los turistas michoacanos desaparecidos algunos días antes.

La noticia caería como balde de agua helada en Presidencia de la República. El Procurador de la República, Arturo Chávez Chávez recibiría las noticias de violencia mientras le era impartido un curso de liderazgo en la sede de la PGR en Reforma. Preocupación es lo menos que tendría Chávez al momento. La dependencia tendrá en sus manos una lucha aún más intensa en una guerra declarada al narcotráfico en la que los malos le van ganando a los buenos.

Dos años y un día después de que Juan Camilo Mouriño perdiera la vida en un accidente aéreo es claro que el Gobierno de Felipe Calderón perdió foco, liderazgo, estrategia. Dos años y un día después vemos que se descarriló y dejó de tener una congruencia. Entonces, el Presidente empezó a estar en desacuerdo con su gabinete, el pueblo perdió aún más la confianza. Mouriño muere y México no cree la teoría que presentó Téllez Kuenzler. México no cree que Juan Camilo fuera víctima de un accidente. La teoría del asesinato es la válida para la gente. Dos años y un día después cae Tony Tormenta, pero la noticia a opinión del pueblo sólo indica que vendrá más y más violencia.

2012 está ya muy cerca. Con Juan Camilo, el PAN perdió a su candidato. Con él, Calderón a un amigo y estratega, su congruencia y su capacidad de acción. Con Calderón y su fallido gobierno y lucha México perdió la ya de por sí endeble estabilidad social. El PAN también perdió la próxima presidencia. Hoy México, a 200 años de su independencia está nuevamente en guerra, una guerra que demuestra que aún no somos libres como país. Una guerra que demuestra que el terrorismo gobierna el país. Tristemente, nuestra historia nos lleva a ver que cada 100 años llega una guerra a México. En 2110 seguramente se celebrará el Tricentenario de la Independencia, el Bicentenario de la Revolución y el Centenario de la Lucha contra el ??Crímen Organizado? ?? cuyo apelativo real es Terrorimso.

César Malo Juvera es consultor especializado en temas de seguridad y finanzas.
http://cesarmalo.com
Twitter: @CesarMaloJ

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *