Las tandas en México, o haciendo negocios en la base de la pirámide.

Seguramente ya habrán leído acerca de la investigación realizada por la empresa Consulta Mitofsky sobre servicios financieros en México, sino lo han hecho les platico los datos más relevantes: en México, 12.9% de los mayores de 18 años ahorra en el banco, por debajo de 16.9% que utiliza tandas como un mecanismo de ahorro.

El método más común es el resguardo en efectivo, elegido por 28.8%, mientras que 29.5% declaró no ahorrar.

La preferencia por las tandas es particularmente notoria entre mujeres, 19.3% de ellas reporta usarlas, en contraste con 10.9% que declaró usar bancos. Los porcentajes en el caso de hombres son 14.4 y 15.2%, respectivamente. En el ahorro en efectivo, los hombres llevan clara ventaja con respecto a las mujeres, con 32.3 contra 25.6 por ciento.

Los más ricos ahorran más

?nicamente en el nivel socioeconómico alto, los bancos ocupan la primera posición como modo de ahorro (38.3%), por encima del efectivo (19.2%) y las tandas (15.1 por ciento). En los estratos medios y bajo, el efectivo encabeza las preferencias (34 y 29.3%), seguido de las tandas (17.2 y 17.6 por ciento). Notoriamente, en el nivel alto sólo 13.1% indicó no ahorrar, en contraste con 31.9 y 35.5% en niveles medio y bajo.

Pero el uso de tandas no es generalizado en todo México. Su práctica es particularmente intensa en las regiones centro y sureste. Solamente en el norte, el banco es la opción privilegiada entre quienes ahorran.

Ello nos habla de una penetración reducida de servicios financieros. Por ejemplo, aunque siete de cada 10 personas mayores de 18 años usan algún tipo de servicio bancario, el más común, la tarjeta de débito, es apenas usada por 22.7%, seguida de lejos por cuenta de ahorro (14.3%) y tarjeta de crédito (11.4 por ciento).

Existe en ello un claro sesgo de género, en el que los hombres muestran mayores tasas de uso en todos los servicios con respecto a las mujeres, particularmente en tarjetas de débito y cuentas de ahorro (25.1 contra 20.5 y 17.8 contra 11.1 por ciento).

Asimismo, el uso más intenso se da en el rango intermedio de edad, de 30 a 49 años, y visiblemente más reducido entre quienes superan los 50 años de edad. Pero la diferencia más radical se encuentra por nivel socioeconómico: mientras que 50.2% de los entrevistados de nivel alto usan una tarjeta de débito, el porcentaje para aquellos de nivel bajo es de apenas 2.9 por ciento.

Acceso a los servicios financieros

El sistema bancario y los requisitos que impone al crédito, evitan que cualquiera puede acceder a un crédito bancario, y si en cambio a una tanda que organizo la mamá de un amigo, el amigo en la oficina, o incluso uno mismo.

¿Cómo funciona?

En la tanda más común participan diez personas más la coordinadora, que ponen una cantidad de dinero al mes o por semana y al comienzo se sortean los números entre todos para determinar el orden en que se repartirán el monto recaudado.

El organizador, es el primero que toma el dinero y generalmente no cobra una cuota extra por encargarse de recolectar los fondos.

En el sistema tradicional de la tanda, participan generalmente miembros de la misma familia, amigos y conocidos, porque se basa en la confianza en que cada uno cumplirá con los pagos.

Cada semana o cada dos semanas, las personas entregan al organizador su cuota, la cual puede ser de $100, $200 o más, dependiendo de lo acordado. Este dinero se recauda y la suma en total se le entrega a la persona a la cual le corresponde dependiendo a números que fueron sorteados al principio entre los participantes.

Este proceso se repite hasta que cada uno de ellos recibe la misma cantidad de dinero.

Los grandes también usan este modelo

Incluso el modelo ha sido utilizado con éxito por una empresa mexicana reconocida internacionalmente, CEMEX a través de su proyecto llamado Patrimonio Hoy; con excelentes resultados.

En 1998 decidió impulsar en México el proyecto Patrimonio Hoy, con el que pretendía aumentar sus ventas en el segmento de bajos ingresos. E este sector es muy corriente que la propia familia sea quien construya o amplíe su vivienda.

No obstante, la escasez de liquidez financiera, el desconocimiento de técnicas de construcción y el mal servicio que prestan los distribuidores a este sector alargan y encarecen considerablemente el período de construcción.

El proyecto Patrimonio Hoy combina el acceso al crédito, el asesoramiento técnico y la venta de cemento. El acceso al crédito se organiza mediante la creación de sistemas de ahorro formados por tres integrantes, de tal modo que la presión del grupo favorece la devolución del crédito. Además, Cemex creó unas oficinas en cada comunidad, que cuentan con la presencia de un arquitecto y en las que se ofrece servicios de asesoramiento técnico a los participantes en el proyecto.

En este mismo lugar se realizan los pagos y los talleres de formación sobre técnicas de construcción. Por último, Cemex buscó la colaboración de los distribuidores para participar en el proyecto.

Aquellos interesados en hacerlo, se comprometían a mejorar la calidad del servicio. Con estos elementos, Cemex ha creado un sistema que permite reducir el tiempo y coste de las construcciones y ampliaciones de vivienda, al mismo tiempo que aumenta sus ventas.

Tandas electrónicas

“Las tandas son cada vez son más importantes para la economía de muchas familias hispanas”, dijo Carlos Vélez Ibáñez, profesor de antropología de la Universidad del Estado de Arizona (ASU), quien ha estudiado este fenómeno desde 1970.

El profesor apuntó que un nuevo fenómeno es la organización de “tandas electrónicas” por medio de sitios y asociaciones en Internet que puede reunir a personas en todos los Estados Unidos.

Pero aunque ya existan estas asociaciones en Internet, sigue siendo más popular la forma tradicional, sobre todo, ante el creciente desempleo, recorte de horas de trabajo y la falta de crédito otorgado por los bancos.

La base de la pirámide

La base de la pirámide, compuesta por dos terceras partes de la población mundial, presenta excelentes oportunidades de crecimiento para las empresas. Algunas empresas que han sabido introducirse en la base de la pirámide, vender sus productos y satisfacer necesidades reales de los desfavorecidos, y, además, obtener beneficios importantes.

Escrito por Julio César Álvarez del Castillo González www.comunicacionalterna.com.mx www.capacitacion.emogenica.com

Fuentes:
? Encuesta sobre servicios financieros en México, realizada por la empresa Consulta Mitofsky, aplicada en viviendas en el mes de octubre de este año.
? Caso CEMEX, referencia documental. http://www.blueoceanstrategy.com/abo/cemex.html

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *