La Bonita. Por Tania Garza

Hace unas semanas escribí sobre adoptar un perro o un gato y como es que mi cariño y admiración había iniciado para con estos animalitos sin hogar.

El día de la publicación de dicha columna, llegando a mi casa me encontré a Boni, una perrita de raza ??única? rondando por las calles de mi colonia. Estaba llena de garrapatas, pero aún así, fui por ella a pie, le di agua y comida. Advertí a todos en mi casa de no correrla porque la llevaría al Vet.

Al día siguiente la lleve a la Fundación Luca para que la arreglaran y la pusieran guapa, la idea era que alguien la adoptara, pero a final de cuentas se ha quedado en casa como un integrante más de la familia.

Le puse Boni, por Bonita; cuando la vi por primera vez estaba llena de rastas y muy sucia, llena de garrapatas, pero después del baño cambio completamente.

Mis perritas no tardaron mucho e acostumbrarse a Boni y se ha sabido ganar el cariño de todos en casa. Una cosa es segura, jamás había tenido una familia que la quisiera, se nota su necesidad de ser querida y aceptada pero también se nota su agradecimiento, no se despega de mí, me cuida, me cela. Los primeros días se iba detrás de mi choche cuando yo salía al trabajo (no la podía dejar adentro con las otras perritas), temiendo que la abandonara; de igual manera tuve que enseñarla a comer croquetas, pues sólo quería de lo que nosotros comíamos. Ahora ya se acostumbró a que salgo por las mañanas y regreso por la tarde, pero ya se queda dentro de casa junto con las otras dos; también ya sólo come croquetas.

A dos meses de tener a Boni en casa, no me arrepiento de haberme quedado con ella, aunque mi Mamá diga que mi casa parece perrera municipal, si no fuera porque no es mi casa, sino la de ella, estaría llena de cualquier cantidad de animalitos, no sólo perros y gatos (aunque soy alérgica a los gatos).

Sigo y seguiré insistiendo en que la adopción de perritos/gatos abandonados/callejeros es la mejor opción, si cuando adoptas un animalito en alguno de estos centros de adopción son agradecidos y cariñosos, cuando tu lo acoges en tu casa y lo haces parte de tu familia el agradecimiento y el cariño es aún mayor. Yo te invito a que vivas esta experiencia.

* Tania Garza. Lic. en Administración, ferrocarrilera, malvadina, biónica y algunas veces diva.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *