Georgia apresa espias rusos

La detención de cuatro presuntos espías rusos en Georgia disparó hoy de nuevo la tensión entre Tiflis y Moscú, que acusó a los dirigentes georgianos de “paranoia antirrusa”.

Los servicios de contraespionaje georgianos anunciaron hoy la detención de trece personas, entre ellas cuatro ciudadanos rusos, por espiar a favor de Rusia, país con el que Georgia rompió relaciones en agosto de 2008 tras la guerra en Osetia del Sur.

Entre los rusos detenidos está Yuri Skrílnikov, descrito por Otar Ordzhonikidze, subjefe del contraespionaje georgiano, como “agente de contacto” del Servicio de Inteligencia Militar (GRU) de Rusia en este país caucásico.

Skrílnikov, un antiguo oficial soviético, habría entrado en contacto con espías rusos, que le habrían proporcionado equipos especiales y programas informáticos para el envío de información secreta codificada.

Los otros ciudadanos rusos detenidos serían dos directivos de la filial georgiana de la compañía rusa “Seibolt” y un hombre de negocios, todos relacionados con el GRU.

En la operación “Enver” habrían sido apresados también seis pilotos de la aviación militar georgiana y un empresario, cuya confesión ha sido retransmitida por la televisión nacional.

Todos los detenidos están acusados de “espionaje y de formar parte de los servicios de espionaje de un Estado extranjero”, lo que en Georgia se castiga hasta con cadena perpetua.

Por su parte, Rusia tachó de “provocación” la detención de los supuestos espías rusos, que vinculó con la “paranoia antirrusa” que guía al presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, principal aliado de Estados Unidos en el Cáucaso.

“Estamos profundamente indignados con la noticia de la detención de ciudadanos rusos en Georgia. Es una provocación, un nuevo testimonio del agravamiento de la psicosis antirrusa que embarga a los dirigentes georgianos”, apuntó un portavoz de la Cancillería rusa a la agencia Interfax.

La fuente considera “evidente que esto se ha hecho en vísperas de las cumbres OTAN-Rusia en Lisboa (20 de noviembre) y de la OSCE en Astaná (1 y 2 de diciembre) para atraer la máxima atención y perjudicar a Rusia”.

La Cancillería rusa considera que “los trucos propagandísticos” georgianos son de “sobra conocidos” y son recibidos cada vez con “más escepticismo por la comunidad internacional”.

Además, considera que otro objetivo es “mantener la histeria antirrusa” en el interior del país, aunque niega que los organizadores vayan a lograr el objetivo que se proponen.

A su vez, un portavoz de las estructuras de seguridad rusas aseguró a Interfax que los detenidos “no tienen ninguna relación con los servicios secretos rusos”.

“Esto es una nueva invención de los líderes georgianos dirigida a empeorar las ya difíciles relaciones bilaterales”, señalaron.

Georgia detuvo en septiembre de 2006 a varios presuntos agentes del GRU ruso, además de a otros diez georgianos que trabajaban para Moscú, lo que desató un conflicto diplomático entre ambos países.

Rusia acusó entonces a Georgia de “terrorismo de Estado” y, tras la liberación de los rusos gracias a la mediación de la OSCE, impuso un bloqueo por tierra, mar y aire contra este país.

Desde la llegada al poder de Saakashvili en la incruenta Revolución de las Rosas de 2003, medio centenar de personas habtrían sido detenidas por espiar en favor de Rusia.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha asegurado que la normalización de las relaciones entre ambos países es imposible mientras siga en el poder el líder georgiano, cuyo segundo mandato presidencial expira en 2013.

Con todo, en los últimos meses se ha reabierto el único paso fronterizo limítrofe con la región separatista de Osetia del Sur y se han reanudado los vuelos chárter entre Tiflis y Moscú.

El control de Osetia del Sur desató una breve pero cruenta guerra en agosto de 2008, ganada por Moscú, que ha desplegado desde entonces tropas y armamento pesado en esa región y en la de la también separatista Abjasia.

Georgia rompió relaciones diplomáticas con Rusia el 26 de agosto de 2008, el mismo día en que el Kremlin reconoció la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, territorios que Tiflis considera ocupados por Rusia.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *